Caixabank sigue deshaciéndose de su morosidad. Quiere rebajarla en 700 millones antes de verano, y por eso ha puesto a la venta la cartera conocida como ‘Proyecto Ágora’, compuesta por 150 créditos impagados de grandes empresas respaldados por activos inmobiliarios. El 50% son locales comerciales y oficinas y la otra mitad son créditos respaldados por suelo industrial y algo de residencial.