Unsplash

Unsplash

Facilitar el acceso de los jóvenes a la vivienda sigue siendo una de las tareas pendientes en España. La realidad es que es un tema complicado cuyas razones se encuentran enraizadas no solo en la cultura de nuestra sociedad sino también en la casuística económica que tiene nuestro país.

De hecho, según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, solo 17,3% de la población joven de entre 16 y 29 años está emancipada. Por eso, varios expertos apuntan a la necesidad de revertir esta situación.

Para Julián Salcedo, Presidente del Foro de Economistas Inmobiliarios, “el problema de la vivienda es estructural en España, y no se puede acometer con soluciones coyunturales”. El experto afirma que “habría que trasladar a la población que si bien la vivienda es un derecho constitucionalmente reconocido, también lo es el derecho al trabajo y a un salario digno, sin él es imposible”. Y es que el empleo en nuestro país no permite en muchos casos la emancipación por ser un empleo precario.

Precariedad e inestabilidad laboral

La falta de empleo en nuestro país es otro problema importante. España lidera a nivel europeo los datos de paro juvenil, situándose, según Eurostat, sobre el 40% en los menores de 25 años, ocho puntos por encima de la media del resto de los vecinos del continente.

Así Julian Salcedo, aclara que, de esos menores de 25 años, “en torno al 31% trabaja a tiempo parcial y más del 35% lo hacen de forma precaria, con un contrato de trabajo temporal”.

En este sentido, se suma otra cuestión y es que el que tiene un trabajo, tiene un sueldo muy bajo. Según añade Anna Puigdevall, la tesorera de FIABCI España “el salario medio de los jóvenes no supera los mil euros al mes, la mitad que el de los mayores de 55, y el empleo muchas veces es temporal, lo que impide una estabilidad económica”.

Así pues, el primer paso para lograr comprar una vivienda es conseguir el ahorro necesario. Pero, según Salcedo, en esta situación “se tarda muchos años en conseguirlo para adquirir una vivienda en propiedad”. Este es uno de los primeros obstáculos a batir.

Medidas para paliar la situación

Para Julián Salcedo, existen ciertas medidas que podrían ayudar a aliviar esta situación.

  • En cuanto a la compra:
    • Help to buy, “a través de una posible financiación por parte del estado o de las administraciones, “en forma de avales”.
    • Hipotecas garantizadas: “el sector público, avalando los préstamos de las entidades financieras”, añade Salcedo. Esta fórmula ya se utiliza en otros países: “bien con aval público, bien mediante una póliza de seguro”, continúa el experto inmobiliario.
  • En cuanto a la vivienda en alquiler: En este caso, Salcedo afirma que “se precisa solvencia del arrendatario, lo que exige disponer de un empleo estable y razonablemente retribuido”.
    • Build to rent: “para poner más viviendas en alquiler, avales procedentes de las administraciones públicas, también los Ayuntamientos, para facilitar la entrega de la fianza y reforzar la solvencia”, explica el experto.  

Según Salcedo “crear un gran parque público de vivienda asequible necesita varias décadas, pero también exige la puesta a disposición de ingentes cantidades de suelo”.

Por otro lado, añade que “conseguir un parque importante de vivienda social o asistencial” es una tarea que lleva años. Y se trata, continúa el experto, de “una obligación de las Administraciones Públicas, no de los particulares o privados”

Más alternativas para el acceso a la vivienda de los más jóvenes

Aún con esta situación, existen alternativas para acceder a la vivienda en España. Anna Puigdevall apunta a que uno se puede acoger “al Plan Estatal de Vivienda, recientemente ampliado hasta 2022”. Se trata de una ayuda destinada al alquiler, rehabilitación y promoción de inmuebles. Afecta fundamentalmente a cerca de 7.000 poblaciones de menos de 5.000 habitantes.

Este plan prevé ayudas para menores de 35 años cuyos ingresos en la unidad de convivencia sean inferiores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples.

La dotación del plan puede ayudar a los jóvenes para comprar viviendas de hasta 100.000 euros por valor de 10.000 euros. Por otro lado, las ayudas al alquiler son del 50% para el alquiler mensual que no supere los 600 euros y hasta el 30% en el tramo entre 601 y 900 euros.

En este sentido, Puigdevall señala que para pedir una hipoteca “aconsejamos que se tengan unos ahorros de entre el 25 y el 30% del precio de la adquisición de la vivienda”.

Por otro lado, las entidades financieras también ofrecen hipotecas con ventajas para los jóvenes. “Algunos bancos ofrecen hipotecas con un interés más bajo hasta que el cliente cumpla los 35, porque asumen que para esa edad ya tendrá unos ingresos más estables”, concluye la tesorera de FIABCI España.