El gigante estadounidense Blackstone, a un paso de controlar Testa. Acciona ha comunicado al fondo que le venderá su partición en la socimi, donde controla el 20% del capital, por 379 millones de euros, un precio aproximado de 14,3267 euros por acción.

La gestora, que llevará a cabo la operación a través de la sociedad Tropic Real Estate Holding, valora así a Testa en 1.895 millones de euros. Blackstone ya ha acordado con Merlin, Santander y BBVA la compra de un 50,01% de la inmobiliaria. Santander, por el momento, mantendrá el otro 29,05% del capital y cerca del 1% está en manos de minoritarios y autocartera. 

“La operación está pendiente de ser formalizada -explican desde Acciona-; además, se someterá a la condición suspensiva de que Blackstone adquiera al menos un 50,01% del capital de Testa”,  y a que la toma de control “sea aprobada por las autoridades de competencia”.

Los planes de Blackstone pasan por ser uno de los principales actores del negocio inmobiliario en España. El fondo estadounidense ya se ha convertido en el mayor gestor privado de activos inmobiliarios de España al llevar invertidos más de 20.000 millones de euros en ladrillo en el país.

El fondo fue uno de los primeros en volver a invertir en residencial en España tras la crisis económica. En 2013, el banco se estrenó en el mercado inmobiliario español con la compra a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (Emvs) de dieciocho promociones de pisos con 1.860 viviendas y una inversión de 126 millones de euros.

A esta adquisición se sumó la compra de otros mil pisos de protección oficial a Sareb y FCC; la compra de la gestora inmobiliaria de Catalunya Caixa, sin activos, rebautizada después como Anticipa; la compra del 51% del negocio inmobiliario de Banco Popular por 10.300 millones de euros, que incluía 1.932 millones de euros en inmuebles o su última gran operación: el aterrizaje en la socimi Hispania, especializada en el sector hotelero, de la que ha comprado una participación del 16,56%.