Fuente: Trima

Fuente: Trima

Las promotoras inmobiliarias buscan financiación alternativa al sistema tradicional. Los bancos, prudentes con el negocio inmobiliario, no están todo lo activos que querría el sector a la hora de financiar, por ejemplo, la compra de suelo para llevar a cabo la construcción de nuevas promociones. Esta situación ha llevado a la promotora inmobiliaria Trima ha sellar un acuerdo con el fondo británico Ben Oldman, que le financiará la compra de dos suelos en Madrid y Bilbao valorados en casi 20 millones de euros, tal y como han explicado desde la compañía a idealista/news.

Trima, que desde su puesta en marcha a principios de los noventa ha promovido más de 1.400 viviendas, gestiona suelo con una capacidad de más de 5.000 viviendas en toda España. Para continuar creciendo, además de llevar a cabo operaciones con fondos propios, Trima ha sellado un acuerdo con el fondo Ben Oldman para comprar un suelo en el barrio bilbaíno de Almezola por 7,5 millones de euros, en el que espera levanta 65 viviendas.

Pero la operación de mayor magnitud de Trima financiada por el fondo ha sido la compra de un suelo en Valdebebas, en el que ha invertido 12 millones de euros y en el que levantará más de 60 vivientas, según han explicado desde el grupo. “Ben Oldman financiará estas compras, pero en un futuro se podrían firmar nuevos créditos con este u otros fondos”, sostienen desde la promotora, que está en la actualidad negociando la adquisición de un nuevo suelo en el barrio madrileño de Embajadores, por ejemplo

La compañía, además, también se encuentra desarrollando otras promociones que se encuentran en distintas fases. Trima cuenta con una promoción de 14 viviendas unifamiliares en Torrejón, otras de más de 30 chalés en Boadilla, o un edificio de 31 viviendas en la calle Cobre, en el barrio de Arganzuela.

Así, Trima se hace un hueco en el negocio promotor, si bien sus orígenes se desarrollaron en el País Vasco, en el ámbito de la consultoría inmobiliaria. Fundamentalmente, sus servicios iban dirigidos a atender las necesidades de clientes de distintos segmentos que en ese momento estaban activos en el negocio inmobiliario.

Con el tiempo, Trima fue creciendo en todos los ámbitos del negocio inmobiliario, desde rehabilitaciones hasta la implantación de oficinas para operadores, si bien finalmente se ha especializado en la promoción inmobiliaria.