Bcn Advisors

Bcn Advisors

El sector inmobiliario ha vivido, como todos nosotros, un año 2020 convulso. No obstante, lo ha afrontado con unos cimientos mucho más sólidos que en la anterior crisis de 2008, lo que vaticina unos próximos años llenos de oportunidades para compradores y vendedores. Entre el análisis de las cifras de este año y las previsiones del mercado inmobiliario español del futuro, BCN Advisors repara la situación del mercado en nuestro país, que el próximo año se convertirá en un negocio orientado a la necesidad más que a la impulsividad.  

Según Francisco Nathurmal, CEO y fundador de Bcn Advisors, “en 2021 habrá menos transacciones, menos compradores y vendedores. Va a ser un mercado de necesidades. Habrá vendedores que decidan esperar y habrá otros vendedores que tendrán que vender, dando una oportunidad a los compradores e inversores. En el mercado inmobiliario estadounidense se habla del concepto de las ‘3Ds’ (Death, Debt y Divorce: Muerte, Deuda y Divorcio) para referirse a situaciones en las que es posible comprar una propiedad a un precio muy competitivo, y aquí impulsarán esas ventas en muchos casos“.

La actual crisis sanitaria ha sido un catalizador para el cambio en diferentes aspectos de nuestras vidas, y muchos de ellos están relacionados con cómo y dónde queremos vivir. Nunca hemos pasado tanto tiempo en nuestras casas (y en nuestros jardines si tenemos la suerte de tener uno), por lo que habrá una mayor demanda de propiedades en las afueras de la ciudad o cerca de los espacios verdes.

En las zonas urbanas, los pisos con terrazas o patios tendrán mayor demanda. Como todos estamos pasando más tiempo en nuestros hogares, las propiedades más espaciosas y confortables también serán muy solicitadas. La oficina en casa también se convertirá en una característica común en las viviendas, ya que más gente continuará teletrabajando. Lo mismo ocurre con el gimnasio doméstico. A medida que nos movemos hacia una era más sostenible, la demanda de casas autosuficientes y modernas también crecerá.

En cuanto al futuro perfil de los compradores, los inversores que busquen una oportunidad serán probablemente más jóvenes, ya que no habrán conocido los anteriores escenarios de auge y caída, pero, en general, los compradores serán más cautelosos a la hora de comprar.

 

Habrá un número significativamente menor de compradores extranjeros, particularmente compradores británicos debido al Brexit. Los británicos constituyen actualmente el 13% de los compradores extranjeros en España, principalmente en la Costa del Sol y la Costa Blanca. Como ciudadanos no comunitarios, los propietarios británicos sólo podrán pasar 90 días en cualquier país de la UE cada 180 días, lo que podría disuadir a algunos compradores y también podría ocasionar que más viviendas de propietarios británicos en España salgan al mercado.

Los propietarios de apartamentos turísticos y/o segundas residencias pueden interesarse en convertir sus propiedades en alquileres a largo o medio plazo donde haya más ingresos garantizados, o también querer vender. Además, un mayor número de segundas residencias fuera de las ciudades se convertirá en primeras residencias, ya que la mayoría de la gente elegirá pasar más tiempo fuera de la ciudad.

Agencias inmobiliarias

Los cambios económicos y sociales de los próximos años pueden ser de gran alcance y el sector inmobiliario tendrá que adaptarse a ellos. Como era tendencia antes de la pandemia, las agencias invertirán más en ‘proptech’ (transformación digital). Eso significa que la experiencia online del cliente será crucial y la simplicidad será clave.

Los compradores, en particular los internacionales, seguirán visitando las propiedades virtualmente, al menos hasta que se levanten las restricciones de viajes, e incluso cuando lo hagan, los tours 3D pueden convertirse en una forma cada vez más popular de filtrar las casas que se encuentran actualmente en el mercado. Sin embargo, la visualización in situ seguirá siendo vital para la gran mayoría de los compradores de viviendas. “La tecnología y la innovación mantendrán a la industria inmobiliaria en alerta en la era post covid.”

“Cada vez más, vemos que nuevos actores entran en el mercado, ofreciendo herramientas y soluciones para los profesionales del sector inmobiliario. Como resultado, veremos algunas agencias desaparecer por el camino. Aquellas con sistemas digitales avanzados y un alto nivel de profesionalidad y de servicios al cliente serán las ganadoras en 2021 y en adelante”, añade Nathurmal. “Debemos ser capaces de convertir los desafíos actuales en oportunidades, pero creo firmemente que el ladrillo seguirá siendo considerado como una de las inversiones más estables en un entorno inestable”.