Render Madrid Nuevo Norte

Fuente: DCN

Más gasolina para Distrito Castellana Norte (DCN). Tras aprobarse el pasado marzo en junta extraordinaria de accionistas, BBVA y el grupo San José han inyectado 22 millones de euros más a la promotora encargada de desarrollar el proyecto ‘Madrid Nuevo Norte’, antigua Operación Chamartín. Tras esta ampliación, el banco y la promotora habrán destinado más de 168 millones de euros a esta operación.

Según recoge el Boletín Oficial del Registro Mercantil, en esta ocasión los dos accionistas de referencia de DCN aportarán 22 millones de euros, a añadir a los casi 150 millones ya aportados durante los últimos 25 años, desde que en 1994 Renfe adjudicara la concesión sobre los suelos de esta megaoperación a la entonces sociedad Desarrollos Urbanísticos Chamartín (DUCH).

Esta última ampliación se ha llevado a cabo a través de las sociedades Inverahorro, controlada por el BBVA y que posee el 75,5% de DCN, que ha inyectado 16,6 millones de euros; y Desarrollos Urbanísticos Udra, participada por el grupo San José, que aportará 5,4 millones de euros, ya que controla un 24,4% del capital.

Así el banco y la constructora acumulan cuatro ampliaciones de capital desde enero de 2016. La primera, y la que menos agradó a ambas partes por la poca concreción del proyecto por parte del Ayuntamiento de Madrid, fue de 23 millones de euros, mientras que las restantes fueron de un importe menor (8,5 millones de euros y 18,9 millones de euros, respectivamente).

Estas inyecciones son en concepto de “costes incurridos en las actuaciones urbanísticas y administrativas, y en los estudios y documentos técnicos vinculados al futuro desarrollo y posterior explotación inmobiliaria de los terrenos propiedad del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y de Renfe-Operadora“, o lo que es lo mismo, gasolina para el proyecto, que de momento no genera ningún tipo de ingreso ya que se mantiene sobre el papel.

Viento en popa

El pasado julio, el Ayuntamiento de Madrid presentó el proyecto definitivo de la mítica Operación Chamartín, rebautizada como Madrid Nuevo Norte, de la mano de la promotora DCN y del Ministerio de Fomento.

Este desarrollo de la zona norte de la capital contempla una edificabilidad de 2,68 millones de m2 en la que se mezclarán diferentes usos: oficinas, residencial y también espacios de ocio, cultura, comercio, y mucho espacio verde, con han querido recalcar en la presentación. Está previsto que su desarrollo suponga una recaudación de impuestos cercana a los 4.000 millones de euros y que se convierta en el mayor desarrollo urbanístico de Europa.

El proyecto actual, no obstante, ha visto reducido su nivel de edificabilidad inicial en un 20%, para potenciar las zonas verdes, comerciales y de ocio. Ahora se contempla la construcción de unas 10.500 viviendas, la mayoría al norte de la M-30.

La edificabilidad residencial total de Madrid Nuevo Norte se situará en 1,05 millones de m2. Un 20% de las viviendas, aproximadamente unos 2.100 pisos, serán de carácter protegido. Además, la cesión de suelos obligatorias para el Ayuntamiento, serán totalmente dedicadas a viviendas, a lo que se añadirán otros 1.900 pisos, todos gestionados por el Ayuntamiento de Madrid para políticas de alquiler social.