Fuente: Axiare

Fuente: Axiare

El ‘spin-off’ de Axiare llega al mercado y lo hace también en forma de socimi. Luis López de Herrera-Oria pone en marcha Árima, un vehículo de inversión inmobiliaria que saldrá a cotizar para captar 300 millones de euros. La CNMV ya ha aprobado el folleto de la ampliación de capital y, tras la operación, solicitará la admisión a cotización en el mercado continuo y prevé estar cotizando el 19 de octubre.

En el folleto, la inmobiliaria anuncia a los inversores que tiene una cartera de inmuebles identificados por valor de 1.600 millones de euros, de los que 500 millones estarían listos para invertir. López de Herrera-Oria y el antiguo equipo gestor de Axiare se han comprometido a invertir el capital que levanten con la OPS en un plazo máximo de año y medio (18 meses).

La estrategia de la nueva socimi pasa por comprar inmuebles de oficinas, invertir en su “reposicionamiento” y ponerlo en alquiler, un proceso que espera genere una rentabilidad a sus accionistas de entre el 12% y el 15%.

La OPS de la nueva Árima se dirige a inversores institucionales y cualificados “interesados en invertir en el mercado inmobiliario español”. El equipo gestor y promotor de la firma también prevé participar en la operación como “muestra de su compromiso con el proyecto”. 

Árima pasará a ocupar un puesto en el club de las grandes socimis españolas. Merlin, Colonial, Lar e Hispania son los cuatro vehículos de inversión inmobiliaria de referencia: los dos primeros están en el Ibex 35, mientras que los dos últimos cotizan en el mercado continuo. Hasta su fusión con Colonial también cotizaba Axiare. 

En esta operación, Citigroup actúa como coordinador principal; JB Capital Markets, Mirabaud y Morgan Stanley lo están haciendo como coordinadores globales; y BBVA, ING y Kempen actúan como co-lead managers.