Fuente: Merlin

Fuente: Merlin

El fondo estadounidense Apollo quiere engordar su tamaño en España. El grupo negocia la adquisición de una cartera de oficinas de Merlin valorada en unos 300 millones de euros. Los activos están ubicados en Madrid, en su mayor parte, en áreas de negocio secundarias de la ciudad.

Las oficinas y complejo empresariales suman en conjunto cerca de 127.000 m2 de superficie bruta alquilable. Se trata de edificios ubicados en áreas de negocio de Madrid, como Sanchinarro, Manoteras, Arturo Soria o avenida de la Ilustración, entre otras. Merlin heredó la mayoría de estos activos tras la integración del negocio patrimonial de Metrovacesa, tras la fusión de ambos grupos en 2016.

Entre los activos que analiza comprar el fondo estadounidense están el ubicado en el número 94 de la calle Santiago de Compostela, con una superficie de 13.130 m2 o un inmueble ubicado en Travesía de Costa Brava, en Mirasierra, con más de 16.000 m2 de superficie y arrendado a El Corte Inglés.

Además, Apollo también negocia la compra de un complejo de oficinas formado por dos edificios en la calle Francisca Delgado, en Alcobendas, con una superficie conjunta de 10.896 m2 o el parque empresarial Euronova, en Tres Cantos, con una superficie de 32.663 m2.

De cerrarse esta operación, Apollo, que ha puesto a la venta Altamira, volvería a apostar por España. El fondo de inversión, que desembarcó en el país a través de European Principal Finance Fund II (vehículo con el que se hizo con el 85% de Altamira a comienzos de 2014 y con Evo Banco poco después), ha lanzado la tercera versión de este fondo europeo.