Apollo desinvierte en el inmobiliario español. El fondo estadounidense ha renovado el contrato con el banco de inversión Goldman Sachs y ha distribuido el documento de venta de Altamira entre los potenciales interesados por un importe que oscila entre 500 millones de euros y 600 millones de euros.

La ‘servicer’ está principalmente en manos de Apollo, que tiene el 85% del capital, frente al 15% que está en manos de Santander. La intención del fondo es lanzar de forma oficial la venta en las próximas semanas y cerrar la operación en el primer trimestre de 2019.

El pasado año, el portfolio de activos de Altamira alcanzó una valoración cercana a los mil millones de euros, pero el importe ha ido variando según los activos con los que contaba en cada momento. A cierre del pasado ejercicio, el paquete de activos que la empresa tenía bajo gestión alcanzaba los 50.000 millones de euros.

Asimismo, el principal valor del ‘servicer’ es el contrato a largo plazo que mantiene con Santander, así como la gestión de activos de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Entre los potenciales compradores de Altamira figuran fondos como Deutsche Bank, Bain Capital, Kennedy Wilson, Baupost o Castlelake.