Hoy en día, alquilar un piso en propiedad es una decisión rentable. Son muchos los que deciden invertir en una propiedad con intención de arrendarla a un inquilino y poder recibir ese ingreso cada mes en su cuenta. De hecho, la rentabilidad bruta fue del 6,9% en 2021, según datos de idealista. Ya sea porque han heredado la propiedad o porque deciden comprarla como inversión, la reforma de pisos destinados a la renta es cada vez más común.

Pero para que un piso en propiedad salga rentable, tenemos que conseguir que la vivienda sea atractiva y asegurarnos de que está en buenas condiciones. Home Staging, así se llama este servicio que ofrecen empresas especializadas que se ocupan del proceso completo: desde la reforma, la decoración del interior, los muebles y la puesta en venta del inmueble.

En esta ocasión hemos podido hablar con Patricia González Llamazares, directora de Ático Home Staging, quien nos ha explicado en qué consiste el proceso en sí, además de mostrarnos el antes y después de uno de sus últimos proyectos.

Llamazares explica que los proyectos varían mucho; a veces sólo necesitan una decoración y muebles nuevos, y en otros casos hay que hacer una reforma de las instalaciones. A la hora de valorar el presupuesto con un nuevo cliente, nos dice, “tenemos que saber que estamos haciendo una inversión y lo que queremos es sacarle rentabilidad”.

El propietario tiene que guiarse, no tanto por sus gustos, sino por lo que exige el mercado. Insiste en que invertir en buenos materiales, ventanas nuevas, etcétera si que es rentable ya estamos revalorizando la vivienda. Respecto a la decoración, siempre intentan utilizar colores neutros, muebles de líneas sencillas y textiles resistentes cuidando al máximo cada detalle.

En esta ocasión, se trata de un piso de 60 m2 en la calle La Lila, en Oviedo. La propietaria había heredado el inmueble y buscaba un tipo de inquilino muy específico para alquilarlo. El interior era muy anticuado por lo que tuvieron que hacerle un “lavado de cara” completo.

La reforma más profunda ha sido en el baño. Como se aprecia en las fotos, los azulejos en tonos rosados y verdes daban un aspecto anticuado al entono, y la bañera vieja desaprovechaba gran parte del espacio. Al colocar una ducha en su lugar, mejoran la distribución. Además, han cambiado la iluminación y han puesto azulejos blancos, un suelo claro y muebles y accesorios modernos. De esta forma el entorno adquiere un aspecto actual y luminoso mucho más atractivo para los futuros inquilinos.

En la cocina decidieron conservar los azulejos, que estaban en buen estado, y los pintaron con un esmalte especial para ahorrar en presupuesto.

En el resto de la vivienda se colocaron ventanas nuevas y encima del parqué pusieron un laminado flotante hidrófugo, también apto para baños y cocinas. Las paredes se pintaron de un color neutro respetando la carpintería interior.

También cambiaron la mayoría de los muebles, aunque han conservado el cabecero de la habitación principal, que pintado de blanco adquiere un aspecto completamente nuevo y les permite ahorrar en gastos de reforma.

Una semana después de publicar la oferta en Idealista la propietaria pudo elegir el perfil de cliente que buscaba entre varios candidatos. Ahora disfruta de unos ingresos un 40% por encima de otros pisos alquilados en su calle que siguen sin reformar.