Proyecto Aena

Proyecto Aena

El gestor aeroportuario Aena reactiva sus planes en el negocio inmobiliario. La compañía ha iniciado el proceso de búsqueda de socios para desarrollar un proyecto logístico alrededor de los principales aeropuertos españoles y para ello ha escogido el modelo de concurso público, que es lo que, según su presentación remitida a la CNMV, prevé poner en marcha a mediados de 2021.

“De acuerdo con las previsiones actuales, se estima que el proceso de selección de socios mediante concurso se podría relanzar en el primer semestre de 2021”, precisan. El modelo de negocio del Plan Inmobiliario persigue crear una sociedad con la empresa que busca desarrollar y explotar el proyecto para sacar rentabilidad del negocio vía dividendos, lo que descarta la venta o alquiler de suelos.

Así, la idea es ceder los terrenos durante un mínimo de 25 años, “a la espera de tener visibilidad suficiente para valorar el momento adecuado de reanudarlos sin penalizar el valor de los activos. Mientras tanto, Aena continúa trabajando en los distintos aspectos del proceso, para asegurar su relanzamiento tan pronto como sea posible”, han comunicado desde la compañía.

En Barajas, Aena preveía 2,7 millones de metros cuadrados edificables y calculaba una inversión conjunta de 3.000 millones de euros. La parte logística abarcaba la mitad (1,49 millones de metros cuadrados), en la zona de la A2, en el Corredor del Henares, junto al centro de carga aérea, con una inversión calculada en 1.096 millones de euros.

En El Prat, la actuación comprende 328 hectáreas con una edificabilidad de 1,84 millones de metros cuadrados, de los cuales 850.000 metros cuadrados se iban a destinar al sector logístico, carga y de comercio electrónico.

El proyecto, que se desarrollará previsiblemente en un periodo de 20 años, incluye en el ámbito de la logística y el transporte el desarrollo de un hub de carga y ecommerce en Barcelona-El Prat, con instalaciones optimizadas para manejar los procesos de forma automatizada. Además, también contempla el diseño flexible de un parque logístico para establecer diferentes modelos de distribución, como megacentros de cumplimiento electrónico y ‘cross-docking’, teniendo en cuenta la dimensión medioambiental.