Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

La alcaldesa de Barcelona Ada Colau sigue en su misión de transformar Barcelona en una ciudad más sostenible. Tras dos años de conversaciones y negociaciones, el Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado las obras para implantar la cuarta ‘superilla’ (‘supermanzanas’ en catalán) de la ciudad en el barrio de Horta, tras la buena acogida de los proyectos instalados en los barrios del Poblenou (la primera ‘superilla’ de Barcelona), Sant Antoni y Les Corts.

Esta nueva ‘superilla’ se ha empezado a implantar en el casco antiguo de Horta, afectando directamente a las calles Fulton, Horta, Feliu i Codina y Chapí. Con esta iniciativa, el consistorio pretende que se gane espacio público para los peatones y recuperarlo para funciones sociales, de interacción, de salud, de ocio y aumentar las zonas verdes en la ciudad.

Este proyecto se ha llevado a cabo después de un debate desde la administración pública con vecinos, comerciante y las entidades del entorno. Finalmente, todas las partes llegaron a la conclusión de que faltaban espacios para los peatones, principalmente en las calles con más tráfico.

Así, el Ayuntamiento de Barcelona destinará 1,5 millones de euros a llevar a cabo esta nueva ‘superilla’, con la que reducirá en 3.000 vehículos el tráfico no destinado al barrio y aprovechará el espacio para la vida cotidiana de los vecinos.

Las obras han empezado este mes y se alargarán hasta diciembre. Con esta modificación de la calle se instalará mobiliario urbano nuevo y se aumentarán las áreas verdes con jardineras. No obstante, en algunas calles se garantizará la velocidad reducida con convivencia con otras formas de transporte como las bicicletas o los peatones.

El proyecto de las ‘superilles’ (‘supermanzanas’ en catalán) fue uno de los retos que trajo la legislatura de la alcaldesa Ada Colau a Barcelona: hacer las calles más para los viandantes que para los coches. Tras su prueba piloto en el barrio de El Poblenou (distrito Sant Martí), la iniciativa se ha lleva a Sant Antoni (L’Eixample), que concidió con la fase final de las obras del mercat de Sant Antoni con 26.000 m2 de espacio público, y Les Corts.