El plazo para concretar la compra del Edificio España expira el próximo 1 de junio. El empresario Trinitario Casanova se va quedando sin argumentos para cerrar la operación de 272 millones de euros con el dueño del rascacielos, el gigante chino Wanda Group. La compañía asiática ya ha presentado sus cuentas anuales, mientras Casanova ha visto reducida su condena por manipular acciones de Popular.

El presidente del holding Baraka adelantó 20 millones de euros que le han permitido tener un acuerdo preferente de compra con el propietario del Edificio España para completar la adquisición primero en marzo y ahora en junio. Hace dos meses la operación se frustró porque Casanova argumentaba que el vendedor no había acudido a la cita con el notario con los resultados anuales aprobados, por lo que acordaron aplazar la operación antes del 1 de junio.

Era cuestión de tiempo que este trámite no supusiera una traba en la compraventa del rascacielos, y la junta de accionistas de Wanda Hotel Development, filial de Wanda Group, acaba de aprobar sus cuentas de 2016.

En aquel momento surgieron dos versiones sobre la misma historia. Mientras el comprador argumentaba la falta de este documento, el vendedor confirmaba que Casanova había solicitado más tiempo para completar sus obligaciones con la operación. Wanda ya ha advertido que si no se concreta la operación se quedará con ese adelanto de 20 millones.

Durante todo el proceso de compraventa que se lleva alargando desde julio de 2016, Casanova ha defendido que cuenta con financiación propia para poder asumir el costo de los 272 millones de euros.

El tiempo también ha contado a favor del empresario. En estos meses ha logrado que Ecologista en Acción retirase su demanda contra el grado de protección del Edificio España y ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid para retomar la protección Grado 2 del inmueble, que obliga a mantener la fachada principal y los laterales. Este fue el principal punto de conflicto entre el Consistorio de Carmena y el inversor chino.

Según informa El Confidencial, la Audiencia Provincial de Madrid ha aceptado parte del recurso presentado por Trinitario Casanova contra su condena a un año de cárcel y otro de inhabilitación para la manipulación del valor de las acciones de Popular en 2008. La pena de cárcel ha sido conmutada por una multa de 108.000 euros y seis meses de inhabilitación.