La Campaña de la Renta está en la recta final. Este viernes 30 de junio finaliza el plazo para que los contribuyentes rindan cuentas con el fisco por las rentas que obtuvieron durante el ejercicio 2016, y ayer, 26 de junio, fue el último día para todos aquellos que deban devolver dinero a Hacienda y domicilien el pago.

La Campaña arrancó el pasado 5 de abril y según los últimos datos de la Agencia Tributaria se han presentado 10,64 millones de declaraciones hasta junio, un 6,2% más que un año antes. El propio organismo calcula que este año le llegarán 19,75 millones de declaraciones de la renta, de las que 14,77 millones serán a devolver.

A pesar de que las previsiones de Hacienda apuntan a que la mayoría de contribuyentes deben ‘cobrar’ dinero, también habrá millones que deban pagar. Y es precisamente a ellos a los que se les ha agotado el plazo.

A la vista del escaso tiempo que queda, resumimos algunos datos clave que pueden ayudar a los contribuyentes más rezagados:

1. Cómo acceder al borrador. Hay diferentes formas de conseguirlo: para optar a la más sencilla es necesario disponga del DNI electrónico o del sistema de firma con clave de acceso, denominado Cl@ve PIN, ya que en esos casos no hace falta obtener el número de referencia y se puede acceder al borrador o a los datos fiscales a través de la web de la Agencia Tributaria.

En el caso de que no tenga ninguna de ellas, toca usar el famoso ‘Servicio RENØ’. Para obtener el número de referencia, el contribuyente necesita el importe de la casilla 440 de la declaración del año pasado, su NIF y un teléfono móvil al que le llegará la referencia vía SMS para poder consultar sus datos.

Si no presentó la declaración el pasado ejercicio, Hacienda explica que el contribuyente “debe aportar los 24 dígitos del Código Internacional de Cuenta Bancaria (IBAN) de una cuenta bancaria de la que sea titular, y que conste en las bases de datos de información de la Agencia Tributaria (no podrá ser una cuenta de reciente apertura). Los declarantes de Renta 2015 cuya casilla 440 sea cero también deberán aportar los 24 dígitos de una cuenta de la que sean titulares”.

2. Datos a revisar con lupa. La propia Agencia Tributaria enumera los datos a los que el contribuyente debe prestar especial atención. Entre ellos están los datos personales y familiares (domicilio, el estado civil, las deducciones familiares, por maternidad…), las cuotas sindicales, los planes de pensiones, las deducciones estatales y autonómicas, y la información de los inmuebles y su referencia catastral. [Descubre aquí en qué casillas se encuentran estos datos y qué hacer si no están incluidos]

3. Quién se libra de presentar la declaración. Están obligados a presentar la declaración de la renta todos los contribuyentes residentes en España, aunque existen varias excepciones. Están exentos quienes ganaron 22.000 euros anuales o una cantidad inferior procedentes de un solo pagador o si los demás pagadores le retribuyeron con un máximo de 1.500 euros. En el caso de que el segundo pagador y posteriores le pagaran más de 1.500 euros en conjunto, el límite para no presentar la declaración se sitúa en 12.000 euros anuales.

Tampoco deberán presentar declaración los que obtengan rendimientos íntegros del trabajo, de capital o de actividades económicas, o ganancias patrimoniales que conjuntamente no superen los 1.000 euros, ni quienes hayan tenido, exclusivamente, pérdidas patrimoniales inferiores a 500 euros. No obstante, la Agencia Tributaria recuerda que “aunque no resulten obligados a declarar, todos los contribuyentes que tengan derecho a recibir una devolución tienen que confirmar el borrador o presentar la declaración para obtener su devolución”

4. Cómo desgravarse la vivienda. Actualmente hay disponibles deducciones por la compra y el alquiler de una casa, aunque en ambos casos es necesario cumplir unas características. En el caso de los propietarios, pueden deducirse la compra siempre y cuando la adquisición se llevara a cabo antes del 1 de enero de 2013. En este caso, puede desgravarse un 15% de lo pagado durante 2016 con un límite máximo de 9.040 euros.

En el caso de la desgravación por arrendamiento, nos encontramos con dos posibilidades: el dueño de la casa puede deducirse el 60% de los rendimientos ligados al alquiler (esto es, la cantidad que resulta de restar a los ingresos los gastos deducibles, como impuestos, suministros, mantenimiento…), independientemente de la edad de sus inquilinos. Dentro de los gastos están los suministros de luz, agua, gas o teléfono, los gastos de conservación y reparación de la vivienda (excluyendo las ampliaciones o mejoras) o los intereses producidos por los préstamos de la compra de dicha casa.

El inquilino, por su parte, también tiene una deducción del 10,05% de las cantidades pagadas durante 2016, siempre y cuando su contrato de alquiler se firmara antes del 1 de enero de 2015. Al margen de la desgravación estatal, la mayoría de las CCAA también ofrecen deducciones por este concepto. [Consulta aquí si tu comunidad dispone de algún tipo de bonificación]

5. Cómo hacerla por Internet. Desde este año, todos los contribuyentes pueden presentar por Internet la declaración a través de la herramienta ‘Renta Web’. Para ello el usuario necesita acceder al borrador y/o sus datos fiscales (punto 1), revisar la información de la que dispone Hacienda y corregir o completar la misma. Una vez que los datos estén correctos es necesario validar el documento antes de presentar la declaración. Los que deban devolver dinero al fisco pueden fraccionar el pago en dos y domiciliar el cobro. El último paso es firmar y enviar la declaración, sin olvidar guardarse una copia. [Consulta aquí cómo hacer la declaración paso a paso]

6. Otros datos de interés para los colectivos especiales. Este año hay novedades para varios colectivos. Uno de ellos es el de los afectados por cláusulas suelo, que deberán regularizar su situación con la Agencia Tributaria, organismo que detalla la manera en la que deben llevar a cabo el proceso.

El otro colectivo ‘especial’ de esta Campaña es el de los contribuyentes que vendieron o alquilaron una propiedad inmobiliaria durante 2016. Una de las apuestas del fisco de este año es lanzar avisos a los contribuyentes para dejarles claro que conoce la existencia de los ingresos extraordinarios y darles la oportunidad de que los comuniquen de forma voluntaria. [Descubre aquí cómo son esos avisos]