Tanto la Costa Brava como la Costa Dorada son las que menos obra nueva han construido (657) de todo el litoral del mediterráneo (5.594), un 11,8% del total. Así lo desprende un estudio presentado por Sociedad de Tasación, donde la Costa del Sol sigue siendo líder con 2.482 viviendas nuevas. Pese a los datos, Consuelo Villanueva, directora de Grandes Cuentas de ST, ve optimismo en el mercado de segunda residencia en Cataluña porque “construyó en buenas ubicaciones y la demanda ha ido absorviendo la vivienda progresivamente”.

Sociedad de Tasación aprovechó las jornadas sobre ‘La vivienda vacacional en Cataluña’ para presentar su último estudio donde analizó las promociones de vivienda nueva pendiente de venta en las costas de Girona y Tarragona. En la Costa Brava, con 279 viviendas nuevas, y la Costa Dorada, con 378 viviendas nuevas, andan lejos de las cifras que mueven zonas como las 2.482 en la Costa del Sol (Málaga) o las 2.110 de la Costa Blanca (Alicante). Esta última, por ejemplo, supone el 32% de la oferta de vivienda terminada pendiente de venta en todo el litoral, con Benidorm a la cabeza.

Para Consuelo Villanueva de la Sierra, directora de Instituciones y Grandes Cuentas de ST, “el menor volumen de oferta de vivienda nueva en las cosas catalanas se debe a que Cataluña construyó durante el periodo de crecimiento en buenas ubicaciones y la demanda ha ido absorbiendo la vivienda progresivamente”. Villanueva sostiene que el mercado de segunda residencia en Cataluña y sus costas tiene ante sí un periodo “optimista”.

Aunque la oferta de vivienda nueva se encuentra en su mayoría terminada, esto es más del 65 % de oferta pendiente de venta, hay la buena noticia de ver oferta sin iniciar, sobre todo en la Costa Dorada, algo que “aporta indicios de reactivación del sector”, apunta Villanueva. Además, “el principal vendedor vuelve a ser el operador inmobiliario y no las entidades financieras como en años de crisis”. En la Costa Brava el 91% de las viviendas nuevas pendientes de venta son plurifamiliares.

Precios a dos velocidades, con Costa Brava a la cabeza

Los precios, por eso, van a dos velocidades. Mientras que la Costa Dorada es la que ofrece el precio más bajo de las costas españolas, un precio medio de 154.400 euros, la Costa Brava ostenta el segundo puesto de costas más caras del litoral mediterráneo, con 199.400 euros de media. Por delante, solo tiene a la Costa del Sol, con 353.000 euros de media. 

La Costa Blanca, por su parte, tiene un precio medio de 196.000 euros. Aunque el grueso de su oferta ofrece precios entre los 100.000 a los 300.000 euros (1.579 viviendas), un 11% de la cual está en un precio inferior a los 100.000 euros (225 unidades) y otro 10% se mueve entre los 300.000 y los 500.000 euros, 96 viviendas.

Cuestión de tamaño: la Costa del Sol tiene las viviendas con mayor superficie

La costa de Girona es, a la vez que tiene uno de los precios más altos, es la que menos oferta dispone de todo el litoral español. De la misma forma, las viviendas de la Costa Brava son las que menos superficie poseen de todas las costas analizadas por Sociedad de Tasación, con 100 m2 de media. La Costa Dorada, en cambio, tiene una superficie media de 103 m2. La Costa del Sol vuelve a liderar también los inmuebles con mayor suelo (145 m2 de media) y detrás la Costa Cálida, con 117 m2.

Según el cesno aportado por ST, el 54% de la costa alicantina cuenta con una superficie entre los 70 y los 100 m2, un 22% en una horquilla que va de los 100 a los 150 m2. En los extremos está un 12% con una superficie inferior a los 70m2 y solo un 2% goza de un suelo superior a los 250 m2.