@Kito Fujio

@Kito Fujio

Algo tan cotidiano en cualquier ciudad del mundo desarrollado como un parque infantil, se puede convertir en una obra de arte fotográfico. Así lo pensó el artista y fotógrafo japonés Kito Fujio, que espero a que cayera la noche en varias ciudades, como Tokio, Osaka o Saitama para iluminar y hacer la foto perfecta de formas tan variadas como robots, aviones, animales y hasta un gigante Gulliver. Ahora vende estas fotos en su web.

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio

@Kito Fujio