Málaga ultima la puesta en marcha de un nuevo barrio que añadirá un millar de casas nuevas al parque residencial de la ciudad.

El Ayuntamiento malagueño ya ha dado los primeros pasos para hacer realidad este desarrollo urbano tras elegir cinco proyectos. Según el gobierno local, el nuevo barrio al que ha bautizado como ‘Manzana verde’ se levantará sobre el terreno donde ahora mismo se ubican las sedes de la Empresa Malagueña de Transportes y del departamento de Servicios Operativos del Ayuntamiento. Las parcelas poseen una superficie de unos 92.000 m2.

Ambos organismos tendrán que mudarse a otra parte de la ciudad (en principio, junto al auditorio de la feria) para dejar libres los terrenos y, así, que el Ayuntamiento pueda venderlas a inversores privados.

Así, la construcción de estas cerca de 1.000 viviendas (de las que la inmensa mayoría serán de protección oficial, aunque también habrá inmuebles de renta libre) correrá a cargo de promotores privados, que deberán desarrollar los cinco proyectos que han sido seleccionados por el equipo de gobierno, cada uno de los cuales se centra en una promoción. El concurso llegó a recibir un centenar de propuestas.

De momento, Málaga no ha concretado ni la fecha del proyecto, ni el coste que supondrá el traslado de las empresas y organismos municipales. De hecho, ha insistido en que el nuevo barrio no empezará a construirse hasta que se resuelva la disposición de los suelos.

La idea es que las nuevas promociones se desarrollen bajo criterios de sostenibilidad y eficiencia en el consumo de energía y agua, y en la gestión de residuos.