El alquiler está en boga en el mercado español, incluso cuando se trata de propiedades de lujo. Ésta es la conclusión que podemos sacar del último informe que ha publicado la inmobiliaria especializada Lucas Fox, que sostiene que el arrendamiento de alto standing creció un 11% en España gracias al tirón de los inquilinos extranjeros.

“Son cada vez más los extranjeros que, atraídos por las atractivas primas por traslado y las excelentes opciones de estilo de vida, deciden mudarse a las principales ciudades españolas. Su opción predilecta es el régimen de alquiler, por su mayor flexibilidad y libertad frente a la compra”, sostiene la compañía.

De todo el territorio, las ciudades que más interés captaron entre los inquilinos internacionales fueron Barcelona y Valencia, al ser dos de las urbes más grandes del país y contar con buenas comunicaciones, servicios, playas y unos precios de vida razonables.

De hecho, Lucas Fox asegura que el 88% de las operaciones de alquiler de lujo que cerró durante el pasado ejercicio fue con clientes foráneos, frente al escaso 12% que representó el nacional.

La inmobiliaria también asegura que el precio medio de las propiedades arrendadas por la compañía se situó en 4.600 euros mensuales, aunque algunas de ellas alcanzaron los 6.000 euros al mes.

“Existe una fuerte demanda de propiedades renovadas y amuebladas en el segmento superior del mercado residencial barcelonés, especialmente en las zonas del Eixample y la Zona Alta. Sin embargo, aún hay falta de stock de este tipo de viviendas”, comenta Shirley Rhodes, Directora del departamento de alquileres de Lucas Fox.

Otra de las conclusiones que podemos sacar del estudio es el tipo de vivienda que buscan los extranjeros en nuestro país. Según Lucas Fox, en Barcelona los más demandados son los inmuebles de 2 y 3 dormitorios, con balcón o terraza. “Las familias tienden a buscar casas de 4 o más dormitorios y cercanas a escuelas internacionales, ubicadas en la Zona Alta, Gavà o Castelldefels. Los demandantes extranjeros suelen dar mayor importancia a las características originales y a los elementos de arquitectura clásica”, puntualiza la inmobiliaria.

En el caso de Valencia, las zonas más demandadas son Pla del Remei, Ciudad de las Ciencias, Patacona, San Francesc, Campolivar y la Eliana. En la Ciudad del Turia las transacciones de alquiler de alto standing se duplicaron respecto a 2015 gracias a clientes que procedían principalmente Europa del Norte. No obstante, también detecta un número creciente de inquilinos de Oriente Medio, Estados Unidos y Australia durante el último año.

En el caso de la Ciudad Condal, la nacionalidad de los inquilinos más numerosa es la británica (12%), empatando así con la española, seguidas de la francesa, la holandesa y la estadounidense (con un 7%). Los clientes procedentes de Rusia y Oriente Medio, por su parte, supusieron un 9% del total, mientras que los escandinavos protagonizaron el 6% de las operaciones.