Las perspectivas económicas de España cada vez son más positivas. A pesar de que todos los expertos esperaban una desaceleración de la actividad frente a los ejercicios anteriores, lo cierto es que en las últimas semanas se ha producido una revisión al alza prácticamente en bloque.

Según el último Panel de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que resume la opinión de 17 servicios de análisis entre bancos, firmas de inversión, organismos de estudios y empresas de diferentes sectores, 16 panelistas han mejorado sus perspectivas.

“La revisión refleja una evolución más positiva de lo anticipado de las exportaciones, fruto de la aceleración del comercio internacional y de la posición competitiva favorable de las empresas españolas. El sector externo aportará cinco décimas al crecimiento del PIB, lo mismo que en 2016. Además, el consumo privado evolucionaría de manera más positiva de lo esperado, debido al impacto de la intensa creación de empleo sobre la renta disponible de los hogares y a la reducción de la tasa de ahorro”, explica la fundación.

Teniendo en cuenta las cifras anteriores, la media del consenso sitúa el crecimiento del PIB este año en el 2,8%, medio punto por encima de lo que se esperaba en mayo del año pasado, superando en una décima  la previsión más reciente que maneja el Gobierno y que ha incluido en el Programa de Estabilidad 2017-2020 que ha mandado a Bruselas.

En el Panel de Funcas, 15 de las 17 firmas otorgan a la economía española un potencial del crecimiento mínimo del 2,8% para este ejercicio. De todas ellas, tres elevan su previsión hasta el 2,9% (Bankia, Cemex y Repsol) y otras cuatro hablan ya de un alza del PIB del 3%: BBVA, Analistas Financieros Internacionales (AFI), el Instituto de Estudios Económicos (IEE) y la consultora estratégica Solchaga Recio & Asociados, que se atreve a hablar de un 3,1%.

En cambio, los dos organismos más desconfiados son el Instituto Complutense de Análisis Económico, cuya previsión se sitúa en el 2,7% (mismo nivel que el Gobierno) y la patronal de empresarios (CEOE), que cifra el crecimiento del PIB en el 2,5% para el conjunto del ejercicio. La OCDE, la organización que engloba a los países ricos, también se decanta por un alza del PIB del 2,5%, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) habla de un 2,6% y tanto el Banco de España como la Comisión Europea, de un 2,8%. Es decir, coinciden con el promedio del Panel de Funcas.

Todas estas revisiones al alza coinciden con los datos que maneja el Ministerio de Economía. La semana pasada, publicó una síntesis sobre cómo avanzan los principales indicadores económicos y el bautizado indicador sintético de actividad se sitúa ya en el 3,2%, tres décimas por encima del nivel registrado en 2016 y en línea con el de 2015.

Otras variables como el sentimiento económico, el consumo aparente de cemento y la utilización de la capacidad productiva también se sitúan por encima del año anterior y, en algunos casos, incluso mejor que en 2015. Estas cifras vienen a confirmar los augurios del propio ministro Luis de Guindos, que en más de una ocasión ha dejado entrever que el PIB podría crecer a un ritmo similar al de los dos ejercicios previos.

Para 2018, añade Funcas, “los panelistas esperan un crecimiento del PIB del 2,5%, dos décimas más que en el anterior Panel, debido a la leve desaceleración que se producirá en los próximos trimestres. Con estas cifras, la economía española se mantendría como una de las más dinámicas de la Unión Europea”.

De nuevo, y centrándonos ya en las previsiones del próximo ejercicio, vemos varias firmas que son más optimistas que la media del consenso. BBVA, Solchaga Recio y Repsol, por ejemplo, estiman que el PIB podría repuntar en 2018 un 2,7%, lo mismo que prevé el Gobierno para el año en curso.