El mercado residencial sigue caminando en la senda alcista. Y es que en los seis primeros meses de este año se ha producido un nuevo repunte del precio de la vivienda y del alquiler, así como del número de compraventas.

Según el último informe que ha publicado Gesvalt, entre enero y junio las casas en arrendamiento se han encarecido a un ritmo medio del 8% interanual; esto es, cuatro veces más rápido que el precio de la vivienda en propiedad en ese mismo periodo, hasta situarse en 1.263 euros por m2 tras repuntar un 2%. 

La firma sostiene que, tras años de crisis, el mercado inmobiliario ha entrado en una fase de estabilización, consolidación y crecimiento. “Todos estos datos confirman que la situación del país prosigue el crecimiento sostenido ya iniciado hace algunos trimestres, aunque de forma más moderada y con menor intensidad que en ejercicios anteriores”, opina María Enríquez, directora del servicio de estudios de Gesvalt.

Sin embargo, no podemos olvidar que el comportamiento es desigual por zonas geográficas. Así, y mientras La Rioja y Cataluña han registrado incrementos en el precio de la vivienda del 9% y 7%, respectivamente, en Navarra y Comunidad Valenciana el semestre se ha saldado con descensos del 5% y 4%, respectivamente.

En el lado de las subidas también han destacado las de Murcia (6%), País Vasco (5%), Asturias (4%), Canarias (4%) y Galicia (3%). En Andalucía, en cambio, el alza se ha quedado en línea con la media (2%), mientras que en Madrid y Castilla-La Mancha el repunte ha sido del 1%. Castilla y León, por su parte, no ha registrado cambios, al tiempo que Aragón (-2%), Baleares (-1%), Cantabria (-1%) se han situado entre los farolillos rojos del ranking.

En lo que al número de operaciones se refiere, el estudio afirma que a nivel nacional se alcanzaron 117.477 transacciones, lo que arroja un crecimiento interanual del 19% frente a los primeros seis meses del año anterior.

En este sentido, Sandra Daza, directora general de Gesvalt, asegura que “es importante destacar que además del aumento de la demanda de vivienda a nivel nacional, continúa registrándose un fuerte ritmo de adquisición por parte de compradores internacionales gracias no sólo a la buena oferta existente en algunas zonas geográficas sino también al nivel de precios al que están accediendo”.