Pablo Iglesias, en el Congreso

Pablo Iglesias, en el Congreso

Gtres

Podemos aprovechó el intento fallido de moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para resumir sus grandes propuestas para mejorar la economía española y proteger el derecho a la vivienda de los colectivos vulnerables.

Para Pablo Iglesias es necesario volver a subir el salario mínimo, hacer una nueva reforma fiscal, aumentar el gasto público, ralentizar la reducción del déficit, frenar los desahucios y dar un nuevo uso a Sareb, la sociedad que gestiona los activos de los bancos rescatados. Resumimos las principales medidas que propone la formación morada:

1. Nueva reforma fiscal. Podemos quiere volver a tocar el sistema impositivo español para reforzar la progresividad fiscal (es decir, que pague más el que más tiene) y la lucha contra el fraude (Hacienda afloró en 2016 algo más de 14.800 millones de euros). Según sus cálculos internos, la reforma podría aumentar la recaudación en unos 19.500 millones de euros. La cifra no es baladí, sobre todo si tenemos en cuenta que prácticamente equivale a los ingresos conseguidos a través de los impuestos ligados a la vivienda (AJD e ITP) en los tres últimos ejercicios. También quiere aumentar los impuestos a las grandes fortunas y eliminar las sicavs (los vehículos de inversión de los ricos).

2. Acabar con los desahucios. Otra de las propuestas del partido es sacar adelante una ley específica para proteger el derecho de a la inviolabilidad del domicilio y frenar los desahucios.

3. Dar un nuevo uso a Sareb. Iglesias también es partidario de convertir a Sareb, la sociedad que gestiona los activos de los bancos rescatados, en una gestora del parque de viviendas. Una propuesta a la que se opone radicalmente el presidente del organismo, Jaime Echegoyen.

4. Luchar contra la desigualdad salarial. Otra de las ideas del partido es lograr una distribución de las rentas más equitativa entre hombres y mujeres.

5. Un impuesto a la banca rescatada. Otra de las medidas que ha puesto sobre la mesa es establecer un impuesto a las entidades financieras que han recibido ayudas públicas con el fin de que devuelvan a los contribuyentes el dinero del que se han beneficiado. Su gran ejemplo a seguir es Portugal.

6. Aumentar el gasto público. Iglesias defiende aumentar la inversión en sanidad y educación hasta situar el gasto público en dichas partidas en niveles de 2009. En su opinión, solo así se podrá garantizar la igualdad entre los ciudadanos.

7. Igualar los permisos. Otra de las medidas es equiparar los permisos de maternidad y paternidad y garantizar que sea intransferible.

8. Más ayudas a la dependencia. Podemos también defiende incrementar los recursos públicos para las personas dependientes y las familias en riesgo de exclusión social.

9. Más conciliación. Para fomentar la conciliación entre la vida familiar y laboral, el partido quiere implantar una jornada de 35 horas semanales para todos los trabajadores.

10. Ralentizar la reducción del déficit. Podemos quiere ralentizar el tiempo de reducción del déficit público, aunque, eso sí, respetando los objetivos que España y Bruselas han pactado. Este año, el déficit tiene que bajar más de un punto y quedarse en el 3,1% del PIB.

11. Subir otra vez el salario mínimo. Otra propuesta es volver a subir el salario mínimo interprofesional con el fin de recuperar la capacidad adquisitiva de los trabajadores (quiere situarlo en 950 euros en cuatro años) y ligar el crecimiento de los salarios a la productividad. La medida, sin embargo, ha sido criticada por muchos economistas al considerarla contraproducente.

12. Reformar las pensiones. En materia de pensiones, la primera medida a tomar sería derogar las reformas que sacaron adelante los Zapatero y Rajoy, para sustituirlas por otra en la que la evolución de las pensiones esté ligada al IPC. También quiere aumentar las pensiones no contributivas.

13. Impulsar los sectores estratégicos. La fórmula que propone Podemos para mejorar la competitividad y la productividad en España es apostar por los sectores estratégicos y aumentar las inversiones en tecnología mediante ayudas públicas.