En el pasado mes de abril se concedieron 21.163 hipotecas para comprar vivienda, un 11,4% menos que hace un año y un 23,7% menos que el mes anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pese a estos datos negativos, las hipotecas a tipo fijo siguen siendo uno de los productos más demandados: el 39,9% de las hipotecas se firmó a tipo de interés fijo, un nuevo máximo en la serie histórica. 

Si miramos la evolución de las hipotecas fijas en los últimos años vemos el salto cualitativo que han pegado: en abril de 2014 sólo un 5,1% del total eran a tipo fijo, una cifra similar a la de 2015, con un 5,7%. Ya en abril de 2016 la progresión era positiva al suponer el 15,1% del total.

La hipoteca media para comprar vivienda fue de 112.834 euros, a un interés del 3,24% y a un plazo de 23 años. Este importe es un 5,4% superior al registrado en abril del año pasado. En cuanto al capital prestado, fue de 2.9387,9 millones de euros, un 6,6% menos que hace un año. 

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, concluye que “la estadística muestra una clara ralentización en la concesión de hipotecas. Una de las justificaciones la podríamos encontrar en los varapalos judiciales que ha sufrido la banca en el último año. Las entidades financieras podrían haber reducido sus concesiones hipotecarias a la espera de un marco regulatorio más claro y seguro.  De todos modos, y a pesar del frenazo, en el acumulado del año estamos un 5,5% por encima de lo que estábamos el año pasado”.