Casa Manzana en Sotogrande, a la venta por 15 millones de euros. / Savills

Casa Manzana en Sotogrande, a la venta por 15 millones de euros. / Savills

Tras pasar lo peor de la crisis económica y la incertidumbre política creada tras el resultado del Brexit, la vivienda de lujo en España vuelve a crecer a buen ritmo junto a los mercados más consolidados: Londres, París, la Costa Azul o los Alpes suizos. Según la consultora Savills, la inversión en Ibiza, Mallorca, Barcelona y Madrid de este tipo de activos es la más alta de la última década, sin olvidar a Marbella y Sotogrande.

Pese a que los inversores en viviendas de lujo se lo pensaron dos veces antes de comprar, lo único que han hecho ha sido posponer la decisión unos meses, en vez de cambiar de opinión. Los mercados tradicionales, tanto en las grandes ciudades como en los principales centros turísticos, se han visto reforzados por otras zonas del Viejo Continente que han vuelto a destacar por su alto nivel de inversión.

Varios factores económicos han influido en el repunte de la inversión, según Hugo Thistlethwayte, Head of International Residential de la consultora inmobiliaria Savills: La caída del valor de la libra esterlina, lo que mejora a su vez al acceso a una financiación hipotecaria de entre un 60%-70% del valor del activo; mientras, suben los ingresos para la rentabilidad de los que las tienen alquiladas.

Entre esos mercados ‘renacidos’ se encuentran los españoles Ibiza, Mallorca, Barcelona y Madrid, junto a otras zonas turísticas que no han sufrido tanto la crisis como Marbella o Sotogrande.

El aumento del interés inversor por las viviendas de lujo en estas zonas de España se ha producido gracias a los inversores alemanes y escandinavos, junto a la consolidación del mercado británico.

Junto a España, El Algarve portugués y la isla griega de Corfú han vuelto a despertar el interés inversor en casas de lujo, junto a los clásicos de París y Londres.