El número de personas que piensa comprar una vivienda baja, mientras crece la demanda de alquiler. El 55% está pensando en adquirir una casa, un 9% menos que el año pasado, según las conclusiones de un informe elaborado por Casaktua. Además, el 45% de los futuros compradores cuenta con menos del 10% del importe ahorrado, mientras que en 2016 ese porcentaje era del 20%. 

El ahorro medio de los futuros compradores ha descendido notablemente. Según el índice Casaktua del Ahorro Inmobiliario, se sitúa en el 24% del coste de la vivienda, 11 puntos menos que hace un año. 

Sólo el 4% pagará su casa al contado y el 10% tiene previsto financiar la mitad del inmueble con ahorros propios. Por otro lado, únicamente el 29% tiene más del 30% de lo que cuesta la vivienda. 

Según los expertos, este 30% sería el porcentaje recomendable para asegurarse la hipoteca: 20% no financiado por el banco y un 10% adicional para los gastos derivados de la compraventa (escrituras, registro, notario, etc.).

Como es natural, la edad es una de las variables que más afecta a la hora de disponer de liquidez para la entrada: los mayores de 50 años ahorran una media del 40%, mientras que los más jóvenes ‐de 25 a 34 años‐ tienen ahorrado únicamente un 17% del importe.

Y el presupuesto medio para la compra de una casa también ha bajado: el 75% de los españoles que busca comprar tiene un presupuesto inferior a 200.000 euros, frente al 70% de 2016. De ese 75%, el 21% estaría dispuesto a llegar a los 200.000, el 26% se plantaría en los 150.000 euros, el 21% en los 100.000 y el 7% solo podría acceder a una vivienda de menos de 50.000 euros.

Disminuye la intención de compra y aumenta el alquiler

De acuerdo con el estudio de Casaktua, actualmente 1 de cada 3 españoles está pensando en cambiar de residencia. El 55% de los que se quieren cambiar de casa está pensando en hacerlo en régimen de propiedad ‐un 9% menos que el año pasado (64%)‐ y el 45% en alquiler, un 9% más respecto a 2016.

Por tanto, pese a que sigue habiendo más adeptos a la compra, la distancia entre ambas opciones se acorta cada vez más. No obstante, la mitad de los que buscan alquilar, reconoce que no elige una vivienda en propiedad por motivos económicos.

Razones para mudarse y frenos para encontrar nueva vivienda

Las cuatro primeras motivaciones para mudarse son: que la vivienda cuente con más extras (33%), disponer de más espacio o más habitaciones (28%), tener una casa más bonita y estar en una mejor zona (ambos con el 16%).

No obstante, hay algunos aspectos que varían en función del régimen en el que se vive en la actualidad y en el que se pretende vivir. Por ejemplo, a los que buscan o residen actualmente en una vivienda en alquiler les motiva mucho más poder tener una casa bonita y más económica. A los que van a comprar, sin embargo, les atrae en mayor medida tener un inmueble con más extras.

El precio vuelve a ser el principal obstáculo al que se enfrentan los españoles que tiene intención de mudarse. El 43% de ellos afirma que les cuesta encontrar un inmueble que puedan pagar, sobre todo si se opta por el alquiler. Otras barreras son que no encuentran nada que se adapte a lo que buscan (38%), el sobrecoste de los ingresos y otros gastos (18%) o la incertidumbre de no saber si encontrarán financiación (15%).