España se ha hecho con el liderazgo europeo en emisión de la Golden Visa, un recurso para atraer capital a nuestro país a cambio de dar el permiso de residencia a los inversores extranjeros. Hasta la fecha era Portugal el líder, pero en abril cayó la emisión de este tipo de visados, un 59% menos que en marzo, hasta los 78 millones de euros, según datos de la Confederación Portuguesa de la Construcción Inmobiliaria (CPCI). 

Para Reis Campos, presidente de CPCI, se trata de un asunto que se está viendo con cautela por parte del mercado, ya que se considera una “quiebra que ocurre tras un excelente primer trimestre y en un momento en que el sector inmobiliario está dando señales positivas de consolidación”. 

Así, según este organismo, nuestro país ha logrado superar a Portugal en captación de inversiones, con un total de 1.554 millones en 2016, cifra que queda por encima de los 873 millones de euros registrados en el país luso. Esta caída se justifica por las dificultades burocráticas que hay para obtener y renovar la famosa ‘Golden Visa’.  La CPCI considera que estas trabas burocráticas han generado un indeseable sentimiento de desconfianza por parte de los inversores. 

Reis Campos ha señalado que el Gobierno tiene que tomar medidas para que “podamos frenar la fuga de los inversores a otros países y recuperar el liderazgo. Portugal tiene condiciones para ganar nuevamente un lugar único como destino privilegiado de inversión”. 

En total, en nuestro país el conocido visado de oro ha atraído un total de 2.236 inversores y ha captado 2.157 millones de euros en inversiones desde que se puso en marcha a finales de 2013, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio de España. Inversiones que han ido a parar a los siguientes conceptos: 1.554 millones de euros a inmuebles; 495 millones a proyectos empresariales, y 108 millones a activos financieros.