El Estado central da a las comunidades autónomas cierto grado de independencia fiscal para que puedan aumentar o reducir la presión impositiva de todos los contribuyentes que residen en ellas, y entre las deducciones autonómicas más destacadas se encuentra la destinada al alquiler.

La Comunidad de Madrid ofrece una deducción especial por el alquiler a los menores de 35 años. En concreto, los contribuyentes pueden desgravarse el 20% de las cantidades satisfechas por el arrendamiento durante el ejercicio fiscal 2016, con un máximo de 840 euros anuales.

Además de cumplir el requisito de la edad, para beneficiarse de esta bonificación en la declaración de la renta la suma de la base imponible general y del ahorro (casillas 392 y 405 de la página 12 de la declaración) no puede superar los 25.620 euros en tributación individual o los 36.200 euros en la conjunta. También es necesario que las cantidades pagadas por el alquiler superen el 10% de los rendimientos del contribuyente.

Al igual que otras regiones, Madrid exige una copia del resguardo del depósito de la fianza en la Agencia de Vivienda Social (antiguo IVIMA) o bien tener una copia de la denuncia presentada ante dicho organismo por no haberle entregado el arrendador el debido justificante. El NIF del arrendador debe constar en la casilla 963 y si hay un segundo propietario, su NIF debe estar en la 966.

Así pues, las desgravaciones de las autonomías se suman a las estatales. En el caso del dueño de la casa alquiladaHacienda permite deducir hasta el 60% de los rendimientos ligados al arrendamiento (la cantidad que resulta de restar a los ingresos los gastos deducibles, como impuestos, suministros, mantenimiento…), independientemente de la edad de los inquilinos.

En su caso, la deducción solo beneficia a los que firmaron el contrato antes del 1 de enero de 2015. Se trata de una desgravación del 10,05% de las cantidades satisfechas, siempre que la base imponible del contribuyente sea inferior a 24.020 euros.