Reuters

Reuters

Un pueblo de Japón ha decidido comenzar a probar un autobús de conducción autónoma para que sus abuelos salgan más de casa y se vuelvan más activos, después de que la oferta de transporte público cayera debido a la despoblación.

El experimento, llamado Robot Shuttle, se está desarrollando este mes, durante el festival de la cosecha del arroz, en la localidad de Nishikata (prefectura de Tochigui), a unos 115 kilómetros de Tokio, y tiene como objetivo extenderse antes del 2020 a otras zonas rurales donde la despoblación y el envejecimiento han dejado a los más mayores encerrados en casa.

Reuters

Reuters

El autobús ha sido desarrollado por la empresa japonesa de videojuegos DeNa y cuenta con el apoyo de las autoridades locales para reactivar la vida rural y la de los mayores en el país con la más baja natalidad del mundo y uno de los más envejecidos.

El Robot Shuttle que se está probando en Nishikata dispone de seis asientos y está trasladando a mayores desde una estación de servicio a un ambulatorio municipal, para posteriormente ampliar las rutas a zonas de esparcimiento o bancos.

Las zonas rurales de Japón como Nishikata, donde un tercio de sus 6.300 habitantes tienen más de 65 años, envejecen más rápido de las ciudades y sufren de bajo número de conductores para servicios de transporte público como autobuses o taxis, lo que supone un problema para que los mayores se desplacen con comodidad.