El IPC adelantado de abril se sitúa en el 2,6%, tras repuntar tres décimas respecto al mes anterior. Se trata de la segunda tasa más elevada en lo que llevamos de año, tras el 3% que alcanzó en enero y febrero.

Los niveles que se están alcanzando en 2017 son los más elevados desde 2013. Desde que comenzó 2010, la inflación tocó máximos en abril de 2011, cuando se disparó hasta el 3,8%.

El INE sostiene que “en este comportamiento destaca la subida de los precios de los servicios turísticos por la Semana Santa. También influye la estabilidad de los precios de la electricidad frente a la bajada experimentada el año pasado”.

A pesar de que el IPC parece haberse estabilizado por encima del 2%, por encima del objetivo del BCE, los expertos creen que las subidas son puntuales y que el año terminará con una inflación mucho más contenida.