Wikimedia commons

Wikimedia commons

FC Barcelona ha logrado llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona y los vecinos de Les Corts para las obras del futuro estadio de Camp Nou. Tras meses de trabajo y varios desencuentros en intereses, finalmente el Fútbol Club Barcelona cede como espacio público 33.000 m2 del entorno al estadio. 

En febrero fue la última reunión oficial que se sabe entre ambas instituciones. El proyecto de reforma se remonta a 1998, aunque no fue hasta 2014 que el club contó con el beneplácito de los socios para reconstruir el recinto. Desde entonces ha ido reuniéndose con los equipos de Gobierno municipal para pactar la construcción. Con la entrada de Colau y su equipo se ralentizaron las negociaciones.

Los comunes eran reacios a la propuesta de la institución deportiva, en la que entraba la construcción de un hotel y oficinas y se alejaba del modelo de ciudad de Colau. Pero cinco meses atrás avanzaron todo lo que retrocedieron los años anteriores. Estrecharon sus posiciones hasta acercarse a lo que podía considerarse un preacuerdo: más terreno para los vecinos e integrar el estadio en el barrio y dejara de ser agua para el aceite. 

Ahora, se anuncia la alianza entre Consistorio y club en la que han consensuado la reordenación urbanística de la zona. Desde febrero han logrado cerrar uno de los hilos que colgaban, los aparcamientos y la movilidad en los aledaños al estadio. Habrá aparcamiento soterrado para 3.200 coches, 1.000 motos y 700 bicis bajo las instalaciones del recinto

Sin embargo, el hotel se construirá siempre y cuando se haga dentro de los márgenes que permite el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT). Según el proyecto, tendrá unos 10.000 m2 para 150 plazas. El edificio de oficinas administrativas para el club también se construirá. En total, el hotel como las oficinas han sufrido un recorte de 4.000 m2 respecto al plan inicial. 

Entre otros de los compromisos del club con el Ayuntamiento para poder alzar el nuevo estadio está el de destinar 173.000 euros al año para transporte público. La reforma tendrá un coste total para el Barça de 633 millones de euros.