Algunas de las empresas tecnológicas más innovadoras del mundo presumen de contar con espacios dedicados al entretenimiento y disfrute de los empleados: salas de juegos, sala de descanso o una zona de comida sana. Sin embargo, en Madrid ha surgido un nuevo concepto único en el mercado que simula a estos gigantes tecnológicos: el propietario de un emblemático edificio de oficinas ha destinado parte de la superficie del inmueble para el disfrute de los empleados de todas las empresas inquilinas. Cuenta con zona de yoga, pilates, fisioterapia, un parking de bicis o un restaurante de comida sana. 

La gente que se divierte en su trabajo es más productiva. Trabaja más y mejor. Por eso, empresas tecnológicas como Apple, Google, Facebook o Amazon han apostado por diseñar sus oficinas con espacios destinados a la diversión del empleado. Y cada vez, poco a poco, este concepto se está trasladando a otras compañías que nada tienen que ver con la tecnología, pero que valoran el bienestar del trabajador en la empresa.

Y ya no sólo son las propias compañías las que diseñan espacios de entretenimiento para los empleados, como salas con futbolines, sofás o salas de reuniones, en lugar de despachos. En Madrid la empresa patrimonialista Inversiones y Patrimonio Castellana ha trasladado este concepto a su edificio estrella: Cuzco IV, el primer rascacielos de la Castellana cuando se terminó de construir en 1979.

Espacio C4 dispone de salas para que los más de 1.000 empleados de las empresas inquilinas (más de 14 firmas) puedan hacer yoga, pilates, ir a fisioterapia o hacerse la manicura o pedicura. Cuenta también con charlas de expertos y profesionales de campos tan dispares como la escalada, la superación personal, o de coaching.

Espacio C4 son más de 1.300 m2 (de un total de 30.000 m2 de superficie de todo el inmueble), en los que también tiene cabida una gran sala de reuniones y un restaurante de comida sana hecha en el día y diseñado con mucho mimo.

“Todo comenzó hace un par de años con las obras de actualización del edificio. Queríamos dar respuesta a los inquilinos y también adaptar el edificio a las formas nuevas de trabajo. Queríamos hacer un edificio donde todos quisiéramos trabajar. Y llegamos a la conclusión de que queríamos retener su potencial creando un espacio común, acogedor sin que fuera un mero espacio de tránsito”, señala Gabriela Rodríguez, directora de Marketing de Inversiones y Patrimonio Castellana. .

Porque, además, el edificio cuenta con un aparcamiento para bicicletas y está habilitando plazas de garaje para cargar coches eléctricos. También han habilitado una zona con casillas para la entrega y recogida de mensajería.

¿Cuál ha sido la inversión para crear este espacio? Es un proyecto en el que el edificio se ha remodelado completamente y la inversión ha sido de 10 millones de euros en total, de los que medio millón de euros se han destinado para crear Espacio C4.