El precio de la vivienda nueva en España subió en junio un 3,7% en tasa interanual, lo que supone el mayor aumento desde junio de 2007, cuando el precio creció un 4%, según datos de Sociedad de Tasación. Barcelona es la provincia más cara para comprar una casa a estrenar, con un precio por m2 de 3.631 euros, seguida de San Sebastián con 3.353 euros el m2, y Madrid, con 3.036 euros el m2. 

En comparación con el segundo semestre de 2016, el precio medio de la vivienda nueva ha aumentado un 1,7% en las capitales de provincia, alcanzando los 2.156 €/m², lo que supone un valor medio de 194.000 euros para una vivienda de tipo medio, de 90 m². En el mismo período, en el resto de ciudades que no son capitales de provincia, el precio se ha situado en 1.560€/m², un aumento del 0,3%. Esto refleja que se mantiene la heterogeneidad del mercado, que evoluciona en nuestro país a dos velocidades. 

La tasadora alerta de que las capitales de provincia con mayor afluencia turística están experimentando un fenómeno de crecimiento de los precios de alquiler de dos dígitos, resultado de las altas rentabilidades ofrecidas por el alquiler turístico en ciudades como Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca o en Ibiza. 

Por eso, ST advierte de la posibilidad de que esta tendencia tenga impacto a medio/largo plazo, generando un incremento del precio de vivienda, del suelo y del volumen de compraventas.

Por Comunidades Autónomas, las regiones que presentan precios de vivienda nueva más bajos son Extremadura (1.138 €/m2), Murcia (1.195€/m2) y La Rioja (1.345€/m2). En el otro extremo, Madrid (3.036€/m2), Cataluña (3.257€/m2), y País Vasco (2.545€/m2) presentan los precios más altos. En todo el país se registra un aumento leve del precio de la vivienda nueva, si bien es leve en la mayoría de los casos.

Tan sólo Madrid, Andalucía, Cataluña, Baleares y Canarias han experimentado aumentos superiores al 2% en el último año.