El fondo suizo Stoneweg ha desvelado cuáles son sus planes para el mercado residencial doméstico. La compañía, que quiere sumarse a la mejora del ladrillo en España, tiene previsto invertir hasta 750 millones de euros en promociones residenciales durante los próximos años.

A pesar de tener su sede en Suiza, la firma está capitaneada por dos españoles que se forjaron en el área inmobiliaria del banco de inversión Edmond de Rothschild, y tiene muy claro qué quiere hacer: este año prevé iniciar la construcción de 50 promociones que suman alrededor de 2.000 viviendas, según publica el suplemento Su Vivienda de El Mundo. Unos proyectos que se suman a la treintena que tiene en marcha la compañía en distintas fases y que suman un total de 1.300 viviendas que serán entregadas en lo que queda de década.

El fondo extranjero centra sus operaciones en Madrid y toda la zona mediterránea, desde Barcelona hasta Alicante, pasando por Ibiza y Málaga, con un tipo de producto muy concreto: viviendas ubicadas en buenas zonas para compradores de clase media-alta. Además, quiere abrir oficinas en Madrid y Barcelona.

Stoneweg sostiene que las buenas perspectivas de crecimiento económico y el atractivo que derrocha nuestro país entre los foráneos para adquirir una segunda residencia. La mejora del mercado hipotecario es otra de las razones de su apuesta por España, un mercado en el que lleva presente dos años a través de una cartera de viviendas y oficinas que alcanzan los 222.000 m2 de superficie (de ellos, 200.000 m2 proceden del negocio residencial).

El fondo, que también opera en EEUU e Italia, presume de tener una capacidad inversora global de hasta 1.400 millones de euros, de los que más de la mitad acabarán en España.