El Corte Inglés ha cerrado una operación inmobiliaria en Madrid con la que retoma su estrategia de desinversión en ladrillo.

En concreto, el gigante de la distribución española ha traspasado por 50 millones de euros el 40% de la sociedad Iberiafon, dueña de la Torre Serrano, ubicada en la capital y considerada una de sus joyas inmobiliarias. El comprador ha sido el grupo patrimonialista Infinorsa, propietario del otro 60% de la sociedad en la que participan varios fondos europeos y que posee otros inmuebles emblemáticos en la ciudad, como Torre Europa, en el Paseo de la Castellana.

Torre Serrano, un edificio de 13 plantas que suman 20.000 m2, fue sometido a una rehabilitación integral y sus rentas actuales llegan a alcanzar los 37 euros por m2 en algunos contratos. Este inmueble, al igual que otros situados en el corazón financiero de Madrid, ha logrado disparar sus precios gracias a las reformas y colocarse por delante de los cuatro rascacielos situados al norte de la capital en lo que a rentas se refiere.

Esta no es la única desinversión que ha llevado a cabo el grupo español en los últimos meses. El año pasado vendió los bajos comerciales que poseía en el Paseo de la Castellana por unos 150 millones de euros, mientras que en febrero traspasó un edificio situado cerca de la Plaza de Catalunya en Barcelona por 17 millones.

Al margen de estas transacciones, El Corte Inglés pretende avanzar en su plan de desinversión inmobiliaria: actualmente tiene en venta una cartera valorada en una horquilla de entre 200 y 300 millones, que incluye activos no estratégicos que suman más de 700.000 m2 de superficie, además de suelos industriales. En 2014, su patrimonio inmobiliario fue valorado en 15.850 millones de euros a precios de mercado.