El Ayuntamiento de Madrid ha decidido reservar un millón de euros del presupuesto de la capital para ayudar a las familias más necesitadas a pagar uno de los impuestos más costosos del año: el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

Las ayudas máximas por vivienda serán de 120 euros, siempre y cuando el propietario cumpla una serie de condiciones. En concreto, y según explica el Consistorio, los solicitantes de esta ayuda deberán ser titulares de su vivienda habitual con un valor catastral igual o inferior a 17.000 euros. En caso de que el valor esté comprendido entre 17.000 y 40.000 euros, los ingresos máximos anuales no deberán superar los 12.000 euros si están empadronadas una o dos personas, 16.719 euros si son tres o cuatro personas las empadronadas en la vivienda o 20.000 euros si hay más de cuatro habitantes. En caso de haber algún integrante de la unidad de convivencia con un grado de discapacidad igual o superior al 33%, los ingresos anuales máximos se incrementarán un 10%.

Además, los beneficiarios de estas ayudas no podrán haber sido titulares catastrales durante el año anterior de ningún derecho de propiedad, usufructo, superficie o concesión administrativa sobre otro inmueble ubicado en el término municipal.

El equipo de Manuela Carmena calcula que este año se podrán beneficiar de las ayudas unos 38.000 vecinos de la capital y asegura que ya ha empezado a notificar por carta a muchas familias la posibilidad que tienen de solicitar la ayuda. Además, prevé aumentar el presupuesto inicial en el que caso de que haya más solicitudes de las previstas.

Las ayudas para hacer frente al IBI llevan activas en la capital desde el año 2012. El pasado ejercicio, según el Ayuntamiento, se aceptaron dos tercios de las solicitudes, que recibieron de media 98,3 euros y cubrieron el 99,5% de la cuota del IBI abonada en el año anterior.

Madrid no es la única ciudad que concede ayudas a los vecinos para pagar este gravamen. El Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha hace casi un mes la solicitud de una prestación similar, destinada a personas con pocos recursos económicos que durará hasta el 30 de junio. La ciudad destinará 3,5 millones de euros a pagar hasta el 75% del IBI con un tope de 200 euros por hogar.