El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha sido el último en subir las previsiones de crecimiento de la economía española: del 2,3 al 3,3% del PIB en 2017. Nada menos que un punto. Todos los servicios de estudios están boquiabiertos con el crecimiento del país pero, ¿hay algo que pueda arruinarlo? Una moción de censura a Rajoy, una acto terrorista o la subida del petróleo podrían frenar el optimismo sobre España.

José Luis Feito es famoso por sus predicciones. En 2006, este economista predijo el año de la crisis: 2008. Incluso dijo que sería para el verano. Y acertó. Feito ha sido embajador de España en la OCDE, presidente de la patronal de autopistas y ahora es presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Acaba de declarar que el crecimiento de España para este año será del 3,3%. Eso es un punto más de lo que preveía hace solo seis meses. También anuncia que se crearán más de medio millón de empleos, y que todo se debe a los cambios estructurales puestos en marcha por el PP.

Pero lo que no ha dicho Feito es qué cosas podrían arruinar esas previsiones. He aquí los peores escenarios:

Una moción de censura

Imaginemos que después de las vacaciones, el PSOE, Podemos y otras fuerzas de izquierda, junto con los nacionalistas, deciden presentar una moción de censura. Hay muchas posibilidades de que triunfen porque ahora, matemáticamente, sumarían más de 176 votos. Rajoy tendría que dejar el cargo y España encararía elecciones.

Tapón en el Congreso

Desde el inicio de la legislatura, los socialistas han apoyado once de los trece decretos leyes que el Gobierno ha enviado al Congreso de los Diputados. Esto puede cambiar si el PSOE quiere convertir el Congreso en un campo de batalla, echando abajo las iniciativas del actual gobierno. Si se plantea este escenario irrespirable, Rajoy podría adelantar las elecciones. De hecho, el PP con Ciudadanos solo cuenta con 169 votos. No llega a la mayoría de 176.

Un atentado

Cuesta escribirlo, pero no es un juego. Los servicios secretos han logrado desactivar células yihadistas en los últimos días. A pesar de su eficacia, nadie asegura que lo pueden seguir haciendo con todas las células. Un atentado tendría un impacto desmesurado sobre el turismo, que ahora es la industria que aporta más actividad al PIB.

Trump mete la pata

La presidencia de Donald Trump en EEUU es como una película de suspense: no se sabe qué sorpresas puede deparar. Trump ha amenazado desde al ISIS, a Corea del Norte, a Siria, a Cuba y hasta el propio FBI. Hasta ahora parecen haber sido bravatas, pero cualquiera de esas bravatas se puede convertir en un conflicto de alta intensidad.

Subida inesperada del petróleo

Igual que cayó de 100 a 50 dólares en pocos meses desde 2014, el petróleo puede volver a subir por una causa desconocida. Basta con que China recupere dos puntos su crecimiento para meter una gran presión sobre la materia prima más demandada del planeta. Si volviera a los precios de 2015, tendríamos que pagar unos 15.000 millones de euros más en España, con el problema de que desataría una reacción en cadena, haciendo caer el PIB o hasta subiendo los tipos de interés.