“Cuando vendemos los inmuebles, ganamos dinero”, asegura Gonzalo Cortázar, consejero delegado de CaixaBank, que añade que el valor de venta ya es superior al provisionado. Así lo ha afirmado durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del primer trimestre del año, periodo en que el banco ha obtenido un beneficio de 35 millones de euros por la venta de inmuebles. 

Pese al beneficio obtenido por la venta de inmuebles, el conjunto del negocio inmobiliario ha arrojado pérdidas de 64 millones de euros hasta marzo y dichas pérdidas ascienden a 172 si se incluye la provisión por Sareb. En opinión de Cortázar, “las expectativas son buenas, pero llevará bastante tiempo comercializar esta cartera”.