La Comisión Europea ha decidido llevar a España, Croacia, Chipre y Portugal al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por no haber transpuesto la directiva europea sobre créditos hipotecarios en su sistema normativo. Esta Directiva, que busca aumentar la protección al consumidor que solicite una hipoteca, debía haberse aplicado el pasado 21 de marzo de 2016. 

La obligación de estos países es cumplir con la obligación de aplicar esta Directiva Europea (Directiva 2014/17) en su sistema normativo lo antes posible. Las disposiciones principales de dicha Directiva incluyen normas de conducta para los bancos, incluida la obligación de evaluar la solvencia de los consumidores y divulgar información y conocimientos necesarios para los empleados de las entidades.

También ha disposiciones relativas a ciertos aspectos del crédito hipotecario, como sobre el reembolso anticipado, préstamos en divisas, la valoración de las viviendas y los atrasos y ejecuciones hipotecarias, así como un pasaporte europeo para los bancos que cumplan los requisitos de admisión en su Estado miembro de origen.

La falta de aplicación de esta Directiva por parte de los Estados miembros hace que los consumidores no puedan beneficiarse de la protección garantizada al contraer hipotecas o cuando tengan problemas para pagarlas. 

Las líneas maestras de la nueva ley hipotecaria

Luis de Guindos ha avanzado cuáles van a ser los principales pilares de la nueva ley hipotecaria que transpondrá la Directiva europea: 

1.- Conseguir que el cliente entienda bien cuáles son las condiciones que establece el contrato hipotecario que se dispone a firmar. Los notarios serán clave para que expliquen a los hipotecados las cláusulas del préstamo.

2.- Fijar un interés de demora concreto: se dirá exactamente cuál es.

3.- Reformar el vencimiento anticipado: ya no se activará por el impago de alguna cuota hipotecaria, sino con el porcentaje que suponga la deuda sobre el capital principal del préstamo. Dicho porcentaje supondrá al menos el 3% de la deuda total de un crédito en los primeros diez años o el 5% en los años siguientes.

4.- Incluir una lista negra de cláusulas ilegales: si uno notario ve una cláusula contraria a la ley puede rechazarla, pero sólo una vez que haya sido declarada ilegal.

5.- Modelo de contrato hipotecario sencillo: claro y transparente.

Aquí puedes ver más información sobre la reforma de la ley hipotecaria española