Una de cada 18 personas que trabajan en España, lo hacen en Barcelona, teniendo en cuenta la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2017. Es el mejor dato registrado en la Ciudad Condal desde que estalló la crisis. El Gobierno de Ada Colau presentará en la próxima comisión de Economía y Hacienda el Informe Económico de Coyuntura de la Ciudad de Barcelona, el cual revela unas cifras esperanzadoras con un total de 1.074.060 afiliados, 41.023 más que en 2016. 

La ciudad empieza 2017 con unos datos con cierta mejora en índices económicos. Gracias, en parte, al sector terciario, con un crecimiento interanual del 3,4%, y de manera más precisa gracias al comercio, el transporte, la hostelería e información y comunicaciones como subsectores más dinámicos con crecimientos del 4% en el conjunto del año.

Por otra parte, cabe destacar el incremento anual de número de trabajos del sector de la información y las comunicaciones, que se sitúa en un 8,7%. Los nuevos contratos firmados en este sector son indefinidos en un 50,2% de los casos y con un salario medio del 21% superior al conjunto de la ciudad. 

Si se desglosan por género los datos generales de ocupación, las mujeres barcelonesas representan un 49,9% de los afiliados a la Seguridad Social y perciben un salario medio inferior al de los hombres. Pese a ello, la brecha salarial entre géneros se ha visto reducida ligeramente durante un lustro: si en 2010 el diferencial era del 24,5%, en 2015, el último dato disponible, cayó hasta el 22,8%.

Más contratos… temporales

Pese a las buenas cifras de ocupación, 890.509 contratos firmados durante el primer trimestre de 2017 fueron temporales, un 86% de los 1.033.074 firmados, y solo un 13,8% se hicieron con carácter indifenido. Para el teniente alcalde y regidor de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni, “parte de la ocupación sigue siendo muy precaria” y persiste la brecha salarial entre hombres y mujeres, con una diferencia del 22,6% entre ambos sexos.

El regidor de Empresa también se mostró crítico con las cifras de la población joven, con un paro juvenil muy alto, o la más veterana, que acumula periodos de desempleo de larga durada. Collboni, en una visita a Barcelona Activa, el servicio del Ayuntamiento para atender el desarrollo profesional de la ciudad, explicó que “desde los servicios del Ayuntamiento fomentamos y priorizamos los colectivos que registran mayores dificultades en la inserción laboral”. 

Barcelona, ligeramente mejor que Madrid

Para hacerse una idea del momento dulce que vive la Ciudad Condal cabe hacer una rápida comparativa con el mercado laboral de la capital española. Según reconoció el Ayuntamiento de Madrid, la tasa de paro en la ciudad se situó en el primer trimestre de este año en el 13,4%, siendo el nivel más bajo, también, en ocho años. Por tanto, el desempleo en Madrid se encuentra en 1,4 puntos porcentuales por encima de la capital catalana. 

Otro campo en el que la Ciudad Condal tiene mejores resultados es en el de volumen de trabajadores respecto al total de la población activa. Aunque en Madrid son 1,55 millones de empleados (es decir, medio millón más que Barcelona), la tasa de actividad de la capital se encuentra en el 60,3%, esto es, 10,9 puntos porcentuales por debajo de la ciudad catalana (71,4%).