Flickr/Creative commons

Flickr/Creative commons

Instalar un huerto o un invernadero en plena ciudad no es tarea fácil: hay que encontrar el espacio idóneo en medio de las grandes extensiones de cemento, crear un diseño que encaje con la zona y buscar personal que se encargue de la cosecha.

Sin embargo, con el objetivo de que la agricultura urbana contribuya a disminuir la huella de carbono de las ciudades, algunos arquitectos le plantan cara a estos problemas para crear urbes un poco más verdes y mejor alimentadas. Más allá de los pequeños y modestos huertos que todos podemos montar en nuestro piso, algunos estudios han creado impresionantes y sorprendentes diseños para los espacios urbanos. 

Un contenedor reformado

<img alt="Un contenedor reformado" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_01.png?sv=axaydU-H" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Damien Chivialle" data-description="

El artista y diseñador Damien Chivialle ofrece su particular solución para el cultivo urbano a través de la transformación de una serie de contenedores de carga en lo que denomina unidades agrícolas urbanas. Estas microgranjas están ideadas para que los ciudadanos puedan cosechar verduras orgánicas y frutas, pero también criar pescado a través de sistemas de acuaponía e invernaderos.

Distribuidos en dos plantas, cada uno de estos contenedores contiene dos metros cúbicos de agua en la que crecen los peces. Unas bacterias transforman los desechos de los vertebrados acuáticos en minerales que actúan como fertilizante natural para las plantas y estas, a su vez, limpian el agua que vuelve al tanque en un ciclo completo de aprovechamiento de los recursos.

” data-title=”Un contenedor reformado” data-portal-copyright=”Damien Chivialle” data-fid=”1944578″ width=”940″ height=”704″/>

Damien Chivialle

El artista y diseñador Damien Chivialle ofrece su particular solución para el cultivo urbano a través de la transformación de una serie de contenedores de carga en lo que denomina unidades agrícolas urbanas. Estas microgranjas están ideadas para que los ciudadanos puedan cosechar verduras orgánicas y frutas, pero también criar pescado a través de sistemas de acuaponía e invernaderos.

Distribuidos en dos plantas, cada uno de estos contenedores contiene dos metros cúbicos de agua en la que crecen los peces. Unas bacterias transforman los desechos de los vertebrados acuáticos en minerales que actúan como fertilizante natural para las plantas y estas, a su vez, limpian el agua que vuelve al tanque en un ciclo completo de aprovechamiento de los recursos.

Un puesto urbano para la cosecha

<img alt="Un puesto urbano para la cosecha" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_02.png?sv=cvBUPR4A" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Conceptual Devices" data-description="

El estudio Conceptual Devices ha decidido abordar uno de los principales problemas del cultivo en la ciudad: la contaminación del aire. ¿Cómo mantener las toxinas alejadas de la comida sana que se quiere producir? Harvesting Station, obra de Antonio Scarponi, ofrece una solución en forma de pequeño invernadero portátil capaz de filtrar el aire, protegiendo así las plantas de la polución, y pensado además para recolectar y filtrar su propia agua. El módulo está diseñado para espacios urbanos como tejados, plazas públicas o solares temporalmente desocupados a los que, gracias a él, se podrá dar uso.

” data-title=”Un puesto urbano para la cosecha” data-portal-copyright=”Conceptual Devices” data-fid=”1944579″ width=”940″ height=”640″/>

Conceptual Devices

El estudio Conceptual Devices ha decidido abordar uno de los principales problemas del cultivo en la ciudad: la contaminación del aire. ¿Cómo mantener las toxinas alejadas de la comida sana que se quiere producir? Harvesting Station, obra de Antonio Scarponi, ofrece una solución en forma de pequeño invernadero portátil capaz de filtrar el aire, protegiendo así las plantas de la polución, y pensado además para recolectar y filtrar su propia agua. El módulo está diseñado para espacios urbanos como tejados, plazas públicas o solares temporalmente desocupados a los que, gracias a él, se podrá dar uso.

El huerto esférico de Ikea

<img alt="El huerto esférico de Ikea" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_03.png?sv=Tzxmpjnt" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Alona Vibe" data-description="

Con el objetivo de que la gente pueda cultivar su comida de una forma más local y sostenible, el laboratorio de innovación de Ikea, Space 10, ha creado un huerto esférico. Su diseño, que solo requiere de un espacio de 2,8 x 2,5 metros para ser instalado, permite que las verduras crezcan a varias alturas y está pensado para funcionar como una especie de oasis en la ciudad. Por suerte para aquellos que tengan ganas de cultivar sus propios alimentos en una estructura original, solo hay que descargarse el diseño, seguir las instrucciones y ponerse manos a la obra para conseguir un huerto urbano.

” data-title=”El huerto esférico de Ikea” data-portal-copyright=”Alona Vibe” data-fid=”1944580″ width=”940″ height=”629″/>

Alona Vibe

Con el objetivo de que la gente pueda cultivar su comida de una forma más local y sostenible, el laboratorio de innovación de Ikea, Space 10, ha creado un huerto esférico. Su diseño, que solo requiere de un espacio de 2,8 x 2,5 metros para ser instalado, permite que las verduras crezcan a varias alturas y está pensado para funcionar como una especie de oasis en la ciudad. Por suerte para aquellos que tengan ganas de cultivar sus propios alimentos en una estructura original, solo hay que descargarse el diseño, seguir las instrucciones y ponerse manos a la obra para conseguir un huerto urbano.

Los invernaderos verticales de París

<img alt="Los invernaderos verticales de París" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_04.png?sv=oDwUn4Sy" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Ilimelgo" data-description="

El estudio de arquitectura  Ilimelgo apuesta por los invernaderos verticales, estructuras de varios pisos que encajan en espacios relativamente reducidos destinados a las ciudades en las que no hay disponible demasiado terreno. Estos arquitectos pretenden que su construcción, planteada de forma que las cosechas están expuestas lo máximo posible a la luz del sol, se convierta en una forma revolucionaria de cultivo, aportando su granito de arena a la agricultura sostenible en las urbes.

” data-title=”Los invernaderos verticales de París” data-portal-copyright=”Ilimelgo” data-fid=”1944581″ width=”940″ height=”706″/>

Ilimelgo

El estudio de arquitectura  Ilimelgo apuesta por los invernaderos verticales, estructuras de varios pisos que encajan en espacios relativamente reducidos destinados a las ciudades en las que no hay disponible demasiado terreno. Estos arquitectos pretenden que su construcción, planteada de forma que las cosechas están expuestas lo máximo posible a la luz del sol, se convierta en una forma revolucionaria de cultivo, aportando su granito de arena a la agricultura sostenible en las urbes.

Un invernadero que se fusiona con el edificio

<img alt="Un invernadero que se fusiona con el edificio" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_05.png?sv=EWnNQlcQ" data-has-syndication-rights="1" data-caption="E/Ye Design" data-description="

De manera similar a los huertos verticales de París, el proyecto Vertical Harvest (Cosecha Vertical en español) del estudio E/Ye Design busca que el cultivo de verduras se eleve hacia el cielo para aprovechar al máximo el espacio. Sin embargo, su planteamiento tiene un matiz diferente. Está ideado para añadirse a edificios ya existentes, contribuyendo a reducir su huella de carbono. La primera de sus instalaciones, situada en el pueblo de Jackson, en Wyoming (Estados Unidos) produce el equivalente a una cosecha de 20.000 metros cuadrados, contribuyendo a la generación de frutas y verduras locales.

” data-title=”Un invernadero que se fusiona con el edificio” data-portal-copyright=”E/Ye Design” data-fid=”1944582″ width=”940″ height=”704″/>

E/Ye Design

De manera similar a los huertos verticales de París, el proyecto Vertical Harvest (Cosecha Vertical en español) del estudio E/Ye Design busca que el cultivo de verduras se eleve hacia el cielo para aprovechar al máximo el espacio. Sin embargo, su planteamiento tiene un matiz diferente. Está ideado para añadirse a edificios ya existentes, contribuyendo a reducir su huella de carbono. La primera de sus instalaciones, situada en el pueblo de Jackson, en Wyoming (Estados Unidos) produce el equivalente a una cosecha de 20.000 metros cuadrados, contribuyendo a la generación de frutas y verduras locales.

Un huerto para el abandono industrial

<img alt="Un huerto para el abandono industrial" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_06.png?sv=BoR1irGq" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Thomas Chung" data-description="

Shenzhen fue hace años una comunidad que dependía de la pesca, los estanques y el comercio. Sin embargo, esta localidad china pasó de ser un pueblo de pescadores a una megaurbe capital de la producción tecnológica, lo que hizo que muchas estructuras fueran abandonadas.

Ahora, la instalación Floating Fields (Campos Flotantes en español), concebida para la UrbanismArchitecture Bi-City Biennale por un grupo de investigadores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Hong Kong, emplea estas instalaciones agropecuarias abandonadas para construir, de forma experimental, huertos de acuaponía. Estos huertos emplean los procesos de producción sostenible y el filtrado de agua en un espacio urbano en desuso para transformar el abandono industrial en agricultura ecológica.

” data-title=”Un huerto para el abandono industrial” data-portal-copyright=”Thomas Chung” data-fid=”1944583″ width=”940″ height=”585″/>

Thomas Chung

Shenzhen fue hace años una comunidad que dependía de la pesca, los estanques y el comercio. Sin embargo, esta localidad china pasó de ser un pueblo de pescadores a una megaurbe capital de la producción tecnológica, lo que hizo que muchas estructuras fueran abandonadas.

Ahora, la instalación Floating Fields (Campos Flotantes en español), concebida para la UrbanismArchitecture Bi-City Biennale por un grupo de investigadores de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Hong Kong, emplea estas instalaciones agropecuarias abandonadas para construir, de forma experimental, huertos de acuaponía. Estos huertos emplean los procesos de producción sostenible y el filtrado de agua en un espacio urbano en desuso para transformar el abandono industrial en agricultura ecológica.

Un centro comercial muy sostenible

<img alt="Un centro comercial muy sostenible" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_07.png?sv=iwqE0rki" data-has-syndication-rights="1" data-caption="K11 Mall" data-description="

Aunque los centros comerciales no son precisamente un entorno verde, el K11 Mall, situado en Shanghái, busca cambiar esta situación a través de su pequeño huerto situado en el centro de su estructura. En este huerto se cultivan las verduras propias de cada estación gracias a un sistema de riego automático y de luces LED. Además de animar a los visitantes a plantar algunas semillas y de organizar seminarios sobre agricultura sostenible, las verduras son utilizadas en una de las cafeterías del centro comercial.

” data-title=”Un centro comercial muy sostenible” data-portal-copyright=”K11 Mall” data-fid=”1944584″ width=”940″ height=”704″/>

K11 Mall

Aunque los centros comerciales no son precisamente un entorno verde, el K11 Mall, situado en Shanghái, busca cambiar esta situación a través de su pequeño huerto situado en el centro de su estructura. En este huerto se cultivan las verduras propias de cada estación gracias a un sistema de riego automático y de luces LED. Además de animar a los visitantes a plantar algunas semillas y de organizar seminarios sobre agricultura sostenible, las verduras son utilizadas en una de las cafeterías del centro comercial.

Un espacio reciclado

<img alt="Un espacio reciclado" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_08.png?sv=-w3fZxoK" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Foolscap Studio" data-description="

Los huertos urbanos pueden instalarse en cualquier parte e integrarse fácilmente en casi cualquier rincón de la ciudad. Al menos eso es lo que ha querido demostrar el estudio australiano de diseño Foolscap: ha creado un peculiar espacio en Sydney que incluye un pequeño huerto urbano de verduras. Formado por unos tubos de cartón que hacen las veces de pared, sirve también de decoración para una zona de restauración que, además,  puede aprovechar lo cultivado en este pequeño oasis vertical.

” data-title=”Un espacio reciclado” data-portal-copyright=”Foolscap Studio” data-fid=”1944585″ width=”940″ height=”627″/>

Foolscap Studio

Los huertos urbanos pueden instalarse en cualquier parte e integrarse fácilmente en casi cualquier rincón de la ciudad. Al menos eso es lo que ha querido demostrar el estudio australiano de diseño Foolscap: ha creado un peculiar espacio en Sydney que incluye un pequeño huerto urbano de verduras. Formado por unos tubos de cartón que hacen las veces de pared, sirve también de decoración para una zona de restauración que, además,  puede aprovechar lo cultivado en este pequeño oasis vertical.

Un huerto para la universidad

<img alt="Un huerto para la universidad" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_09.jpg?sv=BWjQssM4" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Brandeis University" data-description="

Creado gracias a una beca del Fondo de Sostenibilidad de la Universidad Brandeis (Massachusetts), la granja urbana de esta institución escolar está construida sobre la biblioteca y tiene una extensión de 1.500 metros cuadrados. Mantenida por un club de estudiantes concienciados con la sostenibilidad urbana, los productos cultivados van a parar a manos de los alumnos y el personal que trabajan en su producción, así como a distintos bancos de comida locales a los que se dona una buena parte del producto. ¿Deberían tomar ejemplo otras universidades?

” data-title=”Un huerto para la universidad” data-portal-copyright=”Brandeis University” data-fid=”1944586″ width=”960″ height=”720″/>

Brandeis University

Creado gracias a una beca del Fondo de Sostenibilidad de la Universidad Brandeis (Massachusetts), la granja urbana de esta institución escolar está construida sobre la biblioteca y tiene una extensión de 1.500 metros cuadrados. Mantenida por un club de estudiantes concienciados con la sostenibilidad urbana, los productos cultivados van a parar a manos de los alumnos y el personal que trabajan en su producción, así como a distintos bancos de comida locales a los que se dona una buena parte del producto. ¿Deberían tomar ejemplo otras universidades?

Un hospital muy verde

<img alt="Un hospital muy verde" class="background-white" src="https://st3.idealista.com/news/archivos/2017-05/huertos_urbanos_10.jpeg?sv=SRFe-BIJ" data-has-syndication-rights="1" data-caption="Lenox Hill Hospital" data-description="

Preocupados por el impacto que la comida tiene en el bienestar de los pacientes, Robert Graham, director del Departamento de Salud Integral de los hospital Lenox Hill (en Manhattan) decidió crear un huerto en el tejado del centro con el objetivo de que las verduras cultivadas aumentaran la calidad de los platos de la cafetería.

Cultivado de forma ecológica, el huerto es también un refugio para los facultativos, sometidos a gran estrés, que pueden subir al tejado a conectar con la naturaleza. Su presencia ayuda además a concienciar sobre la importancia de la alimentación y a disminuir la huella de carbono del centro y contribuye a la sostenibilidad urbana de Nueva York, una ciudad marcada por la contaminación.

” data-title=”Un hospital muy verde” data-portal-copyright=”Lenox Hill Hospital” data-fid=”1944588″ width=”907″ height=”680″/>

Lenox Hill Hospital

Preocupados por el impacto que la comida tiene en el bienestar de los pacientes, Robert Graham, director del Departamento de Salud Integral de los hospital Lenox Hill (en Manhattan) decidió crear un huerto en el tejado del centro con el objetivo de que las verduras cultivadas aumentaran la calidad de los platos de la cafetería.

Cultivado de forma ecológica, el huerto es también un refugio para los facultativos, sometidos a gran estrés, que pueden subir al tejado a conectar con la naturaleza. Su presencia ayuda además a concienciar sobre la importancia de la alimentación y a disminuir la huella de carbono del centro y contribuye a la sostenibilidad urbana de Nueva York, una ciudad marcada por la contaminación.