El funcionamiento de la banca es todo un enigma. La falta de liquidez, la ratio de capital, las provisiones, las cláusulas abusivas… Hay cientos de conceptos que ayudan a entender el pasado, el presente y el futuro del sector, aunque no suelen estar al alcance de la mayoría de los ciudadanos. 

Pero, aunque parezca extraño, es posible usar las reflexiones de banqueros, patronal y el propio Banco de España para repasar algunos de los problemas que ha vivido y sigue sufriendo el negocio bancario y los retos a los que se enfrentará próximamente. Resumimos 10 ejemplos impactantes que ha dado el sector en unas jornadas celebradas en Santander:

1. “Ni el Banco de España ni el BCE miramos la última línea de liquidez”

La liquidez es el dinero que tiene un banco y el que necesita, por ejemplo, para que sus clientes puedan retirar efectivo. Los bancos dividen su liquidez en diferentes líneas, que están respaldadas por los activos que posee la entidad. Cuando se acaba la primera, tira de la segunda y posteriormente, de la tercera. Y así sucesivamente.

Lo más curioso es que Javier Alonso, subgobernador del Banco de España, ha confesado que ni el regulador financiero ni el máximo supervisor del sector en la eurozona están pendientes de cuál es la última línea de liquidez de un banco. Es decir, que no supervisan la defensa que, en última instancia, podría salvar a una entidad de las garras de la quiebra.

Según Alonso, lo habitual es que se revisen las primeras líneas, pero es competencia de los gestores de la entidad estar preparados para eventuales problemas. Así, son los propios bancos los que deben vigilar y controlar su liquidez, sobre todo la última que le queda.

2. “La regulación se centra en las pérdidas incurridas, no en las esperadas”

Aristóbulo de Juan, ex director general del Banco de España, recuerda que la cambiante y cada vez más complicada regulación internacional pasa por alto una de las primeras señales de que una entidad tiene problemas: la cantidad de pérdidas esperadas. Actualmente los focos están en las pérdidas obtenidas, sobre las que sí hay que provisionar (esto es, guardarse un colchón para afrontar futuros problemas). “Se trata de conseguir que no haya entierro, no de ver quién lo paga”, ha asegurado.

3. “El concurso de Popular estaba preparado”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cree que la resolución de Popular y su posterior absorción por parte de Santander al precio simbólico de un euro fue el mejor final posible para la entidad. Alerta de que el concurso de acreedores estaba preparado. Sin embargo, presume de que la solución no ha costado dinero a las arcas públicas y que los depositantes han conservado sus ahorros. Guindos también recuerda que si el Estado no hubiera inyectado dinero en el sector en 2012, España habría abandonado el euro, la recesión habría sido el doble de intensa y se habrían destruido muchos más empleos.

4. “La reputación de la banca no va a mejorar a corto plazo”

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, está convencido de que la reputación del sector financiero va a seguir siendo mala entre los clientes, a pesar de los esfuerzos que está haciendo el sector. Los rescates con dinero público, las malas praxis vinculadas a las hipotecas y los escándalos que han provocado casos como las tarjetas black o la venta de las participaciones preferentes son algunos de los motivos que están dañando su imagen.

5. “Los jueces son los que decidirán si hay responsabilidad”

El Banco de España elude hacer una autocrítica después de todos los problemas que ha tenido el sector en los últimos años. Sobre el caso de Popular, Javier Alonso opina que el regulador tenía poco que hacer después de que el Banco Central Europeo (BCE) decretara que la entidad era insolvente, aunque muchos expertos insisten en que los antecedentes a su resolución se remontan a 2008. Aun así, Alonso señala que la justicia es quien debe depurar responsabilidades.

6. “La falta de transparencia va a seguir existiendo”

Para Aristóbulo de Juan, el exdirectivo del Banco de España, hay una clara falta de transparencia en el sector que seguirá existiendo porque está consentida por el supervisor. En su opinión, reguladores, supervisores y auditores no están cumpliendo su labor, como muestra el desenlace de Popular, e incluso alerta de su frecuente ineficacia. También sostiene que la falta de transparencia se da en los bancos que esconden sus males mediante “el maquillaje de las cuentas”.

7. “Estaremos vigilando a la banca”

El sector financiero es uno de los que más llama la atención de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Según explica José María Marín Quemada, presidente del organismo, Competencia va a vigilar muy de cerca los pasos del sector para analizar si el proceso de concentración de entidades afecta a la calidad o el precio de los servicios que prestan a los clientes. “Aún no ha pasado nada, pero si aparecen injustificadamente incrementos de precios o una peor calidad del servicio actuaremos y aplicaremos las mismas herramientas que usamos para otros sectores. Competencia estará muy vigilante”, afirma.  

8. “En 2020, el móvil será el canal que más negocio genere”

César González-Bueno, consejero delegado de ING para España y Portugal, sostiene que la banca móvil será a finales de esta década un canal imprescindible para la banca. En el caso de la entidad holandesa, dos tercios de los contratos actuales ya son vía móvil. Desde la Asociación Española de Banca (AEB) insisten en que todos los bancos que operan en nuestro país tienen diseñada una estrategia digital y que su actitud es muy proactiva y agresiva a la hora de abordar el reto tecnológico.

9. “Las fintech son nuestros aliados, no nuestros enemigos”

A pesar de que las startups y grandes empresas tecnológicas han visto en la intermediación financiera todo un filón de negocio, la banca no quiere perder la oportunidad de usar los servicios de los nuevos actores para reducir costes. Tanto es así que Antonio Huertas, presidente de Mapfre, asegura que las fintech son aliados del sector financiero, no enemigos de su negocio. En su opinión, será la colaboración, y no la rivalidad, lo que prime en los próximos años.

10. “El mayor fondo monetario del mundo es de Alibaba, no de JP Morgan”

Si hay un buen ejemplo de que las grandes empresas tecnológicas están ganando terreno a la banca tradicional es el de Yu’e Bao, un fondo monetario gestionado por el brazo financiero de Alibaba. Se trata del mayor fondo monetario del mundo tras haber desbancado a uno del gigante estadounidense JP Morgan. Según José María Roldán, presidente de la AEB, “es el mayor fondo en volumen de gestión y número de partícipes, con más de 300 millones”.